Ingresar
Buscar
INICIO
Foros más comentados

CREAR TEMA

Martes 17/09/2019, 20:34:36
2648 Posts - 2651 Puntos
Si bien la Rubia Caminadora (me encantó el apodo) no me gusta ni me llena el ojo ni veo que tenga ideas ni soluciones, creo que elngran problema son los jugadores.

Seamos sinceros:
¿cual de todos anda bien?
¿cual de todos no se manda alguna cagada por partido o cada 2 partidos?
¿cual no es irregular?
¿quien ha demostrado solvencia en cada partido?

Nadie

Todos son irregulares, en general toman malas decisiones, en general tratan mal a la pelota, en general no muestran recursos y en general no han ganado una pelota imponiendo presencia ni talento.

Me equivoco? No creo.

No veo que haya mal plantel, individualmente son casi todos jugadores potencialmente buenos, pero cuando hay que ir a los bifes...reculan, no les da, no plasman esa potencialidad.

Así, ningún DT puede hacer mucho.

Estos jugadores no muestran rebeldía, amor propio, vergüenza y no parecen tampoco tener un excelente estado físico, ni resistencia ni velocidad ni fortaleza.

No estoy tirando mierda: es lo que se ve en la cancha.

Cero repentización, cero movilidad sin pelota, cero picardía ni viveza, cero dribbling, cero paredes, cero tiro al arco de cerca ni de lejos...

La precisión en el pase o en el remate o en el control de la pelota parecen atributos de extraterrestres.

Independiente atacando tiene menos convicción que Gomez Centurión en Octubre.

Independiente defendiendo tiene mas dudas que periodista yanki prisionero del Isis.

Independiente generando fútbol lastima menos que El Chavo.

Son malos jugadores? Creo que no. Pero el grado de desmoralización, confusión y falta de confianza es tan profundo, que se convierte en un miedo escénico en cada partido.

Precisamos un DT psicólogo.

O a Carrasco + Kohan + un manager (Islas o Mondragón)
No time for losers 'Cause we are the champions 
Miércoles 18/09/2019, 13:25:11
381 Posts - 28 Puntos
Crespo No, condeno a Banfield.
Pusineri merece una chance. Holan esta libre tambien a veces hay que aceptar los errores.