Ingresar
Buscar
INICIO
Foros más comentados

CREAR TEMA

Miércoles 13/11/2019, 15:14:18
14320 Posts - 4806 Puntos
Escrito por chivitamaldonado

Escrito por Hombre_de_ningun_lugar
Ese es el mayor problema: todo depende de "creer" a tal o cual fuente de información, cuando la mayoría de los mortales no tenemos acceso directo a ella y nos limitamos a los medios que para uno u otro lado defienden sus propios intereses. Si vos fueras coherente también repudiarias la corrupción de Macri, cómo construyó su fortuna y cómo gobernó en favor de los intereses de los de su clase. Entonces mirate al espejo, porque tu opinión también está contaminada de ideologismo.

Por eso a mí no me interesa defender a ningún político en particular; y yo no avalo la corrupción, pero tampoco me consta cualquier cosa que se diga en los medios de comunicación. Por caso, mi mayor crítica a Macri parte de su gestión de gobierno, la cual sí me consta que fue nefasta. En todo caso yo estoy dispuesto a debatir ideas o decisiones políticas según los contextos que se viven; pero parece que vos careces de argumentos sólidos porque evidentemente te sentís más cómodo discutiendo sobre personas y etiquetas.
osea vos debatirias ideas y no personas? que bueno che avisale a TODOS los politicos, porque ideas son las que faltan, y convicciones tambien, todos estan borocotizados, para muestra sobra un boton, macri con picheto, masa con cristina, alberto y cristina, etc.... Con respecto a MM, el padre hizo la fortuna con politicos del peronismo, y en todo caso seria dentro del ambito privado, a diferencia de los KK que hicieron su fortuna a costa de la gente y su pueblo, si bien eticamente ambas son reprobables cuando un funcionario roba les roba a todos nosotros, cuando un privado hace su fortuna mal habida no es un problema mas que del empresario, sus complices y la justicia. Si no diferenciamos esto no tiene sentido ningun analisis. Con respecto a MM y su gestion fue muy mala en eso estamos de acuerdo, mira si habra sido mala que volvieron los delincuentes consumados (aunque deberiamos de tener en cuenta que una gran parte de la poblacion se acostumbro a ser mantenida por la otra parte, porque una cosa es la solidaridad o la responsabilidad del estado y otra es el uso y abuso del clientelismo politico, hay que ser manso pero no menso). La ideologia no es mala a no ser que uno caiga en el fanatismo como sucede con la zurda irritante e irritable que asola paises emergentes de latinoamerica. Yo prefiero una democracia imperfecta, a una dictadura donde se perpetuan los lideres? en forma indefinida... Cuando sepamos que educandonos, perfeccionandonos y trabajando se progresa indistintamente de los colores politicos que haya daremos un gran paso.
Por el contrario, creo que tales "panquequeadas" sirvieron para mostrar de qué lado ideológico se encuentran los políticos más allá de las etiquetas históricas. Pichetto se juntó con Macri para ir en contra del kirchnerismo, así como en el 2015 lo hicieron los radicales y Carrió, quien siempre había hablado pestes de Macri como "empresario que se robó el país"; y por el otro lado, Fernández y Massa, que habían sido muy críticos de la última gestión de Cristina, se aliaron con ella para ir en contra del macrismo. Justamente lo bueno es que se han definido dos posturas bien diferenciadas sobre modelos de país a seguir; lo malo es que esta polarización, en lugar de plasmarse en un debate de ideas, se ha transformado en acusaciones mútuas sobre quién es el mal mayor.

En cuanto a la fortuna que forjó la familia Macri, parece que ignorás que la misma se originó durante la última dictadura militar; y se vieron grandemente beneficiados por la estatización de la deuda privada durante ese gobierno no democrático. En otras palabras, esa fortuna es ilegítima. Incluso si lo justificás diciendo que esos negocios los hizo el padre, lo justo sería que Mauricio devuelva todo lo saqueado al Estado; de lo contrario, sería lo mismo que justificar que Máximo Kirchner retenga dinero mal habido porque los que metieron la mano en la lata fueron sus padres (no estoy admitiendo ni negando el hecho, mucho menos justificándolo, sólo estoy comparando situaciones).

Con respecto a la gestión de Macri, quizás vos pienses que ha sido mala por inepto, pero yo entiendo que hizo todo esto a propósito. Puedo llegar a aceptar como un "error" la idea de que "con la confianza generada por Macri llegará la lluvia de inversiones", cosa que nunca pasó; y para colmo devaluó los salarios y produjo una gran recesión económica para atraer capitales extranjeros que nunca llegaron. Es decir, destruyó el aparato productivo interno al pedo. Ahora bien, cuando empezaron a faltar las divisas y salieron corriendo al FMI, no existe justificación alguna para que hayan seguido vendiendo dólares de manera ilimitada, en un sucio juego donde los más privilegiados se enriquecieron aun más con la bicicleta financiera, aprovechando las tasas altas y un dólar contenido y financiado con endeudamiento externo. Ni siquiera se puede decir que Macri hizo un ajuste para acomodar los números macroeconómicos, porque la plata que perdieron los trabajadores fue transferida a los que hicieron ese gran negocio. Vos te quejás del populismo kirchnerista que subsidiaba las tarifas en beneficio de todos; pero no parece molestarte el populismo macrista, que subsidió un dólar barato en beneficio de una minoría privilegiada; y mientras tanto, la clase media descerebraba estaba contenta por poder comprar unos míseros dólares, a la vez que el valor de su salario y su poder de ahorro caían constantemente. Así Macri nos ha dejado más pobreza, más inflación, más endeudamiento, en un plan diseñado para saquear sistemáticamente al país, como históricamente hicieron los gobiernos de facto (y lo de ahora es mucho peor porque fue hecho con el aval de la democracia).

Mirá, estoy de acuerdo en que es preferible una democracia imperfecta antes que una dictadura totalitaria. Prefiero a un Piñera que la sociedad puede sacar con el voto antes que un Maduro que se estanca en el poder persiguiendo a opositores. Igual no hay que omitir que no es lo mismo gobernar en Chile con un sistema avalado por EE.UU. (en perjuicio de la mayoría de los chilenos) que gobernar en Venezuela con las trabas económicas impuestas por el país del norte. Pero de ninguna manera justifico el accionar de Maduro, porque no es justo que el pueblo venezolano sufra con la excusa de enfrentar al imperialismo. En lo que no coincido es en meter en la misma bolsa a todos los líderes populares de la región; pueden tener una misma línea de pensamiento ideológico, pero no necesariamente comparten un desprecio por la institucionalidad. Por caso, en 2015 Cristina dejó el poder en tiempo y forma, asumiendo un presidente con una ideología diametralmente opuesta tras imponerse por muy escaso margen en un balotaje. Ahora Cristina estaba en condiciones legales para volver a postularse como presidente, pero entendió que era mejor dejar esa responsabilidad en manos de Fernández, no sólo como estrategia electoral sino también previendo la gobernabilidad del país en un contexto muy diferente al de su gestión. Después todo lo que se refiere a la corrupción, ella siempre estuvo a disposición de la justicia y hasta el momento no fue condenada. Si me vas a decir que peco de ingenuo y que la justicia está podrida, entonces yo te digo que la justicia podrida que no condena a Cristina es la misma justicia podrida que exoneró a Macri cuando fue condenado por contrabando, que dejó pasar el blanqueo permitido a los familiares de funcionarios o la intención de condonar una deuda familiar con el correo, etc. Es definitiva, no tiene sentido utilizar el argumento de la corrupción si no podemos confiar en el accionar de la justicia para uno u otro lado, sumado al hecho de que los medios que informan estas cosas están contaminados de intereses políticos y económicos.

Finalmente, con respecto a la ideología, mi postura es más bien pragmática; no me caso con sistemas fundamentalistas e inflexibles, como proponen los liberales y los socialistas. Yo sí creo en desarrollar una economía que tienda a distribuir la torta cada vez más a favor de los trabajadores; y fundamentalmente que la educación y la salud sean entendidos como derechos y no como privilegios, fomentando la igualdad de oportunidades para que cada uno pueda salir adelante con su propio esfuerzo. Pero no soy necio y entiendo que existen límites internos y externos para alcanzar esos ideales, lo cual no debe anular la voluntad de aproximarse lo más posible a ellos. Creo que el mayor desafío es reducir la pobreza estructural en la que está inmersa un cuarto de la población. Muchos pobres dejarán de serlo si tienen la oportunidad de la mano de un mejoramiento de la economía, porque cuentan con herramientas propias para hacerlo. Pero la situación de otros pobres no sólo depende de que la economía mejore, sino también de cambiar una realidad interna donde se ha adoptado como costumbre sobrevivir como se pueda sin aspirar a un mejor futuro y no se ha naturalizado la cultura de trabajo como medio digno de auto-sustento.