Jerarquía asegurada
Escrito por |
Foto
<-- Compartí la nota y suma puntos para ganar tu premio
Miércoles, 1 agosto 2012

Fabián Vargas arregló sus diferencias y firmó su contrato con el Rojo. El volante supo vestir la camiseta de América de Cali, fue multicampeón con Boca, jugó para el Inter de Brasil y llega de Grecia.

Fue uno de los primeros nombres que sonó. Fue una ilusión, luego se transformó en novela y cuando se estaba por caer como el caso Bolatti se ultimaron los detalles y colorín colorado, con final feliz incluido, el cuento ha terminado.

Para Cristian Díaz es una pieza fundamental, aunque venga a sumar. Lo negativo es que su inactividad y su falta de estado físico lo harán perderse los primeros partidos y no estará a la altura de sus compañeros. Clase tiene de sobra. Entrega, para regalar, compartir y donar. Experiencia abunda en su trayectoria. Campeonatos, vértigo y presión de equipo grande.

Lo cierto es que más allá de las características y la historia futbolísitica de este volante colombiano, los hinchas del Rojo esperan mucho de Vargas y aguardan que su rendimiento le dé un salto de calidad importante al sector del mediocampo que tiene como función principal recuperar la pelota y hacerse fuerte.

Nacido el 17 de abril de 1980, Fabián Vargas debutó en el fútbol grande cuando todavía no había alcanzado los 17 años. Sí, ya en 1996 formaba parte del América de Cali y ya se había fogueado en Primera División. Con esa camiseta ganó en 2000 y 2001 obtuvo el Campeonato Colombiano y el Torneo Apertura 2002, a nivel nacional, y la Copa Merconorte en 1999.

Gracias a su gran rendimiento en sus inicios le llegó la oportunidad de vestir los colores del combinado nacional cafetero. Así fue que con los juveniles obtuvo el Torneo Esperanzas de Toulon en Francia 1999 y la Copa América 2001 que se jugó en Colombia. Sí, ese certamen en el que Martín Palermo erró tres penales en el mismo partido ante el equipo que luego sería el campeón.

Estos títulos y su gran despliegue le valieron para hacerse ver y que Boca se interesara en sus cualidades. Así fue que en 2003 llegó al club de la Ribera. Su entrega y recorrido hicieron que rápidamente se ganara el idilio de los hinchas boquenses. Además, hay que resaltar que cayó en el mejor momento de la institución y eso sumó a su estadía.

Con la camiseta de Boca ganó el Apertura 2003 y el Clausura 2006 en Argentina. Sin embargo , sus mayores festejos se dieron fuera del país: Copa Intercontinental 2003, cuando derrota al Milan de Italia por penales; Copa Sudamericana 2004, triunfando ante el Bolívar boliviano en la final; Copa Sudamericana 2005, ganando por penales a los Pumas de la UNAM en la Bombonera y la Recopa Sudamericana 2005, ante el Once Caldas, por diferencia de gol en el global.

En 2006, tras obtener esta gran cantidad de títulos es cedido a préstamo al Internacional de Brasil y se muda hacia el país limítrofe. Si bien por sus características y su rendimiento fue aceptado y muy querido por los hinchas del Inter  y se ganó la titularidad, una lesión le hizo perder terreno. Pese a esto, formó parte del conjunto que ganó en 2006 en Japón el Mundial de Clubes, nada menos que ante el Barcelona.

Tras el breve paso por el fútbol brasileño volvió a Boca. En su segunda estadía, el colombiano obtendría la Recopa Sudamericana y el Apertura 2008. Además alcanzaría las semifinales de la Copa Libertadores. Como se ve, mucho roce internacional.

Luego de quedar libre del Xeneize en 2009, es contratado por la Unión Deportiva Almería, de España, hasta el 2011. Su arranque no fue el mejor ya que sufre una lesión grave como lo es la fractura de peroné y rotura de ligamentos de su pierna izquierda. Esa tarde Colombia le ganó 2-0 a Ecuador por las Eliminatorias al Mundial de Sudáfrica 2010.

En 2011 con el vínculo finalizado con el conjunto español le llegó la oportunidad de seguir su carrera europea en el fútbol griego. Más precisamente fue el AEK de Atenas el que contrató sus servicios para su plantel. Si bien no ganó títulos estuvo activo inclusive hasta mayo de 2012, momento en el cual culminó la temporada.

Los pasos siguientes son los que se estuvieron viviendo estos últimos meses. Nacimiento de la hija, papeles en España, cerrar el vínculo con los griegos, el problema con los dólares y el cambio y el contrato firmado este martes en la Sede de Mitre. Ahora sí, el próximo capítulo de la trayectoria de Vargas dirá: 2012 – Independiente.

Dejá tu comentario