Al Bicho lo picó una “Avispa”
Escrito por |
Foto
<-- Compartí la nota y suma puntos para ganar tu premio
Viernes, 19 octubre 2012

Triunfazo de Independiente en la Paternal que alcanzó su tercera victoria al hilo y respira. Julián Velázquez, con un hermoso testazo a los 20 minutos del segundo tiempo, le dio la victoria al conjunto del Tolo Gallego.

El partido empezó con muchas imprecisiones de parte de ambos equipos. El campo de juego mojado provocaba muchos resbalones y pérdidas de pelota. A Independiente le costaba mucho hilvanar buenas jugadas, mientras que Argentinos buscaba con pelotazos encontrar a su delantero ecuatoriano Juan Anangonó, que complicó muchísimo en el arranque a la dupla central de Leonel Galeano y Julián Velásquez con su imponente físico y su velocidad para picar al vacío. También fueron recurrentes los desbordes y centros al área, que no fueron bien conectados por los atacantes del local.

Sin embargo, a medida que pasaban los minutos, el equipo comenzó a acomodarse y mejoró en el juego. Víctor Zapata y Roberto Battión se hicieron eje en el medio y fueron los mejores, mientras que Claudio Morel Rodríguez y Gabriel Vallés se proyectaban para desbordar, aunque con poco éxito. Paulo Rosales y Ernesto Farías, aislados pero siempre buscando el error del rival, se movían por todo el ancho del campo. Así fue que la visita terminó la primera parte con el control de la pelota y el partido e incluso pudo adelantarse en el marcador antes del entretiempo, cuando el Tecla aprovecho un buen centro para bajarla y dejar en soledad a Fabián Vargas, que definió muy fuerte y desviado y se perdió una chance clarísima.

El segundo tiempo comenzó como había acabado el primero: el Rojo buscó el tanto de la victoria pero sin tanta claridad. Lucas Villafáñez entró por un inconexo Rosales para agregar más velocidad y desequilibrio y, minutos después, Federico Mancuello reemplazó a Osmar Ferreyra. El zurdo terminó siendo determinante en el resultado: en su primera pelota parada, envió un gran centro en un tiro libre para que Velázquez cabecee y ponga el uno a cero. 

Luego del gol, los de Américo Gallego se refugiaron más cerca del arco de Hilario Navarro, aunque esperando un error o un contragolpe para liquidar el encuentro. Algo que pudo haber pasado, pero las imprecisiones y errores para llevar la pelota no permitían el segundo y definitivo tanto.

Ya cerca del final, Farías recibió un fuerte golpe en la cabeza y tuvo que salir lesionado y extenuado por Patricio Vidal. El Pato terminó dándole aire a la ofensiva en ese último tramo, e incluso participó en una gran jugada con Villafáñez y Vargas que Battión no pudo cambiar por el dos a cero porque el arquero no lo permitió.

Con este triunfo, Independiente llegó a tres victorias consecutivas, reafirma su buen presente y espera, con la ayuda de otros resultados de equipos que también pelean por no descender, salir de la parte baja de la tabla.

¡Ahora vamos todos por la Copa a Uruguay! ¡Vamos Independiente Carajo!

Dejá tu comentario