El Tomba se vuelve en Barco
Escrito por |
Foto
<-- Compartí la nota y suma puntos para ganar tu premio!
Sábado, 10 septiembre 2016

Independiente se quedó con los tres puntos tras ganarle 2-0 a Godoy Cruz. Diego Vera y Ezequiel Barco, en el último minuto, marcaron los goles del Rojo.

Buen primer tiempo de Independiente. Salió jugando de abajo, desde los centrales hasta el área de Godoy Cruz. Lo que le faltó fue el gol y eso que lo hizo.

Es que a los 31 minutos en uno de los buenos movimientos del Rojo, Cristian Rodríguez le dio de afuera, Rey atajó y la pelota dio en el palo. La jugada siguió y fue Diego Vera el que habilitó a Jorge Ortiz para el 1-0. Bah!, una forma de decir, porque el juez de línea anuló el gol por fuera de juego de Viruta, cometiendo un claro error.

Claro está que antes de esa jugada hubo un partido muy dinámico que arrancó siendo de ida y vuelta. Primero fue Emiliano Rigoni el que le dio de afuera, tras una gran habilitación de Ortiz y sacudió el primer grito ahogado de gol. Enfrente, Sigales fue el que tuvo la más clara del Tomba.

El Rojo tras esa jugada comenzó una efectiva y alta presión sobre la salida del rival. La defensa estuvo firme y fue salida. El mediocampo también demostró dinámica y en ataque, el sector izquierdo fue el más elegido. Desde ahí nacieron las mejores jugadas de Independiente que en el balance de la primera etapa fue más que su rival.

Lo que no se dio en todo el inicio, se dio en el arranque del complemento. Cambio de frente, Nicolás Tagliafico que aparece solo por el lateral izquierdo para meterle un centro ideal a Diego Vera. Entre los dos centrales saltó Viruta y con un movimiento excelente metió la pelota en el segundo palo, bien lejos de Rey, para el 1-0 a los dos minutos.

A partir de ahí, Independiente intentó manejar el partido y si bien pasó por algún sofocón cuando Godoy Cruz apretó con poca profundidad y pocas ideas, ganó bien. Sí, se quedó con el triunfo de principio a fin con fundamentos, fútbol, una defensa bastante firme y con algunos puntos altos en cuanto a individualidades se trata.

Lamentablemente, en cuanto a resultado lo cerró en el último minuto. Una contra que inició con Diego Rodríguez. Siguió con Rigoni por derecha y derivó en Vera. Ahí, la diferencia dentro del área la hizo justo Viruta. Tocó de taco para el Torito, que arrancó la jugada como volante central cortando y descargando y la terminó como diez, habilitando a Ezequiel Barco. Sí, el Pibe, que debutó en el Libertadores de América, la puso junto al palo y marcó el 2-0 final.


La noche se cerró con fiesta en las tribunas, lágrimas de emoción en Barco, ovaciones y mucho festejo avivando a un equipo que ganó y jugó bien. Ahora se viene Lanús por la Copa Sudamericana. Vamos Rojo.

Dejá tu comentario