Bruera: “Se vive con la presión”