Coudet: “Los tiempos se acortan”