Nico Frutos, enamorado del Rojo