Ingresar
Buscar
INICIO
Foros más comentados

CREAR TEMA

Viernes 27/03/2020, 01:21:19
15079 Posts - 5132 Puntos
Escrito por go let it out

Escrito por Hombre_de_ningun_lugar




Un virus que paralizara la economía a esta escala no, eso es cierto, pero una pandemia que te mata 50 millones de personas tampoco es algo que no deje secuelas graves a nivel económica. No sé si vos sos de esa generación, pero lo que siempre leí respecto a lo que pasó con el Sida en su momento, la situación de miedo y paranoia que provocó, me parece bastante más impactante que esto que estamos viviendo, que igualmente es horrible, no es que lo minimice o quiera hacer una competencia sobre qué virus es peor, sino tratar de poner un poco en contexto.

Capaz dentro de dos semanas el virus muta y estemos frente a un desastre sin precedentes, todo puede pasar. Lo que a mi me parece es que, dado el estado de situación actual, el coronavirus está siendo visto desde la lógica de exacerbación en la que vivimos constantemente. Cuando leo cosas como "nuestra gran guerra" o que "estamos experimentando lo que experimentaron nuestros abuelos", no dejo de pensar que el razonamiento detrás de eso no es el mismo que hace que cada dos meses estemos frente a la mejor película de la historia, la serie más grande de tu vida o el equipo de fútbol más grandioso de tal o cual club. Todo el tiempo hay una necesidad de vender lo que pasa como lo más increíble e impresionante, lo mismo pasa con el coronavirus. Obviamente no es algo nuevo, más bien lo contrario, pero en estos últimos años se ha potenciado bastante.

Enganchando con los posibles destinos a nivel político que mencionás, la década del Sida fue la década del declive de los Estados de Bienestar capitalistas, justo cuando el sistema de salud global estaba frente a uno de sus mayores desafíos, tan grande que ni siquiera hoy tenemos una cura. 30 millones de muertos lleva el Sida si no recuerdo mal y acá estamos, con EEUU todavía al mando y un capitalismo que sigue volteando a cuanto muñeco se le ponga en frente.

A nivel económico a veces ni nos acordamos, pero en 2008 con el colapso de la burbuja inmobiliaria en EEUU, el mundo en general, y ellos en particular, tuvo que afrontar una crisis gravísima (en la que obviamente lo primero que rescataron fue a los bancos, como siempre, los mismos que sabían de lo que estaba pasando). Ese bien pudo haber sido un punto de quiebre grande pero el orden mundial se mantuvo.

Yo no veo que se estén discutiendo cosas de fondo. El crecimiento de la población que hace llegar al ser humano a regiones donde queda expuesto al contacto permanente con animales que pueden terminar transmitiendo este tipo de enfermedades, un consumo de alimentos de origen animal que no solo daña al planeta sino que con más personas tratando de comer lo que puedan para subsistir también se las expone a alimentarse en un mercado sin las mínimas condiciones de salubridad, la crisis del medioambiente que todos los años genera millones de exiliados en distintas partes del mundo a los que nadie les da bola, la contaminación y el cambio climático con su respectivo aumento de la frecuencia en desastres naturales de gran escala...no veo mucho énfasis en poner eso sobre el tapete hasta el momento y, para mi, mientras eso siga siendo minimizado y nadie le de bola a gran escala, nada va a cambiar demasiado. Podemos tener los mejores sistemas de salud del universo, que mientras sigamos así nunca van a dar abasto.
Igual fijate que el colapso de la burbuja inmobiliaria de 2008 produjo algunos cambios en la economía a nivel global, aunque más no sea para sostener al sistema financiero, como las tasas negativas. Y hoy más que nunca con la economía real paralizada no se pueden disimular los excesos de un sistema que promueve la generación de dinero a partir del dinero y a expensas de quienes generan riqueza real.

Pero yo no estoy poniendo a esta pandemia en una especie de ránking histórico, más bien la estoy analizando dentro de un contexto global diferente, donde no sólo los países están interconectados sino también las personas individuales desde sus propios hogares. Por eso el impacto es muy diferente a situaciones similares que se vivieron en el pasado. E insisto, lo que atemoriza de esta enfermedad no es su mortandad sino su velocidad de propagación, donde el número de muertos es alto porque la cantidad de infectados es alta. El Sida en su momento también fue traumático pero no obligó al mundo a un aislamiento generalizado como este virus.

A mí incluso lo que me llama la atención, al menos en nuestro país, es lo rápido que los políticos y los periodistas de diferentes tendencias políticas pudieron dejar diferencias de lado y tirar para el mismo lado para combatir este problema. Un poco esto también habla de sus miserias, que lo que los une no es el progreso del país sino el miedo a una catástrofe sanitaria. Entonces no es que yo tenga una mirada optimista sobre el asunto, sino que me parece algo muy diferente a situaciones vividas en el pasado; y de una u otra manera, para bien o para mal, pienso que el mundo será diferente después de esto.