Connect with us

Canallada futbolística

Independiente perdió 2-0 en el Libertadores de América con Rosario Central. Los goles los marcaron Larrondo de penal y Aguirre de contra, ambos en el complemento. El Rojo sólo jugó los últimos 20 minutos del primer tiempo, después fue un desorden total. Se viene el Clásico y el hincha dio su veredicto. 

Independiente arrancó el partido con muchas dudas. Si bien Central no lo superó claramente se mostró más firme en su idea y con la tenencia de la pelota. Hay que señalar que no lo lastimó. Es más, recién a los 26 minutos fue la primera jugada de riesgo del visitante cuando Aguirre encaró, se sacó de encima a Gustavo Toledo y remató de zurda. Diego Rodríguez respondió bien y envió la pelota al tiro de esquina.

Pareció que eso movió al Rojo del letargo. De a poco comenzó a aparecer Martín Benítez y Claudio Aquino. A ellos se les sumó el esfuerzo y las subidas de Emiliano Rigoni. Jesús Méndez, quizás lo más flojo en el primer tiempo, hizo una muy buena tarea apretando y recuperando pelotas en la salida del equipo del Chacho Coudet.

Justamente, la primera llegada a fondo de Independiente se dio tras un corte de Méndez en mitad de cancha. Aquino recibió la pelota, recorrió unos metros y descargó en Benítez. Ya dentro del área, el Misio se acomodó y remató, con tan poca fortuna que el palo le impidió el gol. Iban 35 minutos y tras algunas aproximaciones, el Rojo casi daba el primer golpe.

Un rato más tarde, Benítez probó de afuera tras recibir otra vez de Aquino. Y, cuando finalizaba la primera etapa se dieron dos jugadas más que podrían haberse convertido en la primera diferencia. En una de ellas, el Ruso sacó y le puso la pelota al pecho a Denis que habilitó a Rigoni. El ex Belgrano eludió al arquero y quedó muy abierto como para definir, aunque tiró y en la línea Alvarez salvó a Central. En la otra, el Tanque probó, pero su pelotazo fue débil.

El segundo tiempo comenzó de la peor manera. Baliño, el árbitro del encuentro, inventó una falta de Pellerano en la mitad de cancha. De esa salida de pelota parada, Toledo controló mal y fue tiro de esquina. En el segundo córner consecutivo y tras un rebote desfavorable Toledo hizo falta por quedar mal parado y todo derivó en el penal que Larrondo cambió por gol a los 5 minutos.

A partir de ahí todo se complicó. Independiente se desordenó. Le ganó el nerviosismo y el descontrol. Desde el banco de suplentes las soluciones tampoco llegaron, porque en su afán de encontrar el resultado Mauricio Pellegrino metió mano sin una idea específica. Así ingresó Ezequiel Vidal por Rigoni, por ejemplo.

Tanto fue el desorden que a los 19 minutos tras un tiro de esquina muy mal ejecutado, Rosario Central salió de contra y consiguió el 2-0. Aguirre llegó mano a mano con Toledo con dos compañeros Canallas acompañando su corrida. De todas maneras, no hubo pase y ante la salida del Ruso definió.

Ahí salió el manotazo de ahogado y el DT mandó a la cancha a Diego Vera en lugar de Claudio Aquino. Más tarde, ingresó el Droopy Gómez por Jorge Ortiz. O sea, que Independiente de arrancar con un solo delantero terminó casi con cuatro, pero sin ninguna chance concreta de gol. Realmente la imagen fue mala y una vez más se dilapidó una chance importante. Rosario jugó como un grande en la cancha del Rojo y le ganó bien. La gente, silbó, reprobó y gritó: “El domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar”. Así va a ser difícil.

Durmió Independiente y le encajaron a Chade

Actualidad

El caso insólito de Poblete: De estar casi adentro a estar prácticamente afuera

Actualidad

Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde

Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde

Actualidad

A mostrar carácter A mostrar carácter

A mostrar carácter

Actualidad

Advertisement
Connect