Connect with us

Con las cartas dadas vueltas

Cualquier equipo que va a enfrentar a Independiente puede ver a simple vista sus intenciones. El Rojo de Julio Falcioni se volvió previsible y parece no encontrar alternativas para generar sorpresa.

Por Nahuel Lanzillotta

¡Truco! ¡Quiero re truco! ¡Quiero vale cuatro! Independiente, con sus cartas, sale al paño a jugar. Se sabe que Julio Falcioni no cuenta con un plantel numeroso; todo lo contrario. Pero se animó igual a retrucarle al campeonato y tuvo un comienzo que inyectó ilusión en todos los hinchas. Sin embargo, cada vez va quedando más lejos. Fecha a fecha ve los primeros puestos con mayor distancia. Y lo que no se dio cuenta es que desde hace tiempo está jugando con las cartas dadas vueltas, mostrándoselas al rival.

Cualquier equipo que va a enfrentar a Independiente puede ver a simple vista sus intenciones. No hace falta hacer un profundo análisis de videos ni nada de eso. Basta con mirar los últimos encuentros. El conjunto de Avellaneda cayó en el pozo de la previsibilidad y no puede salir de ahí.

Las armas que utiliza Independiente para atacar son siempre las mismas. La profundidadla encuentra siempre por la banda derecha con la subida incansable de Fabricio Bustos, un tractor que va y va y que a pesar de que ya saben que subirá igualmente a veces logra salirse con la suya, como en el centro de gol ante Gimnasia La Plata.

No obstante, eso pasa de un solo lado. Por la izquierda nadie se manda. Y ese calejón queda obsoleto en Independiente. ¿Por qué? Porque Alan Velasco tiende a centralizarse por características naturales y porque Ayrton Costa es un central y no un lateral y por eso carece de proyección. Todo el ataque se vuelca hacia la mano diestra.

Alan Soñora es la otra herramienta capaz de desatar defensas adversarias. Pero cuando está bien marcado o no tiene un buen partido, el Rojo queda desprovisto de fútbol por el medio. Y ahí se terminaron los argumentos de este equipo que, para colmo, tampoco cuenta con individualidades que puedan rebelarse cuando colectivamente no hay fluidez.

¿No había dicho Falcioni cuando asumió que Velasco encontraba su mejor rendimiento por el medio? ¿Por qué lo utiliza, entonces, recostado sobre la izquierda, más allá de que tire la diagonal hacia el centro? Interrogantes cuya respuesta solamente está en boca del técnico, que tras la derrota en Mar del Plata prefirió no abrirla.

Lo mismo pasa en la salida desde el fondo. Lucas Romero es el primer pase. Si a él lo cubren, es probable que pase lo que ocurrió en el gol de Aldosivi. La falta de movilidad es otro factor que desemboca en la condición de previsible en la que está el equipo.

¿Se le acabaron los recursos al Rojo del Emperador? Es cierto que mira hacia el banco y, sacando a Jonathan Herrera, no cuenta con variantes de experiencia. Los pibes entran con ganas y buenas intenciones, pero también se equivocan porque están en la edad de hacerlo. Pero no todo queda supeditado a la falta de recambio.

Con lo que tiene, Independiente puede encontrar otros caminos para empezar a esconderle las cartas a sus rivales. Y así poder cantar truco sin evidenciar su jugada ganadora.

Las fulminantes palabras de Falcioni contra Montenegro

Actualidad

Uno X Uno + Puntajes ante el Granate Uno X Uno + Puntajes ante el Granate

Uno X Uno + Puntajes ante el Granate

Actualidad

Empate con sabor a nada

Actualidad

Benegas se equivocó con el hincha y pidió disculpas Benegas se equivocó con el hincha y pidió disculpas

De cabeza al empate

Actualidad

Advertisement
Connect