Connect with us

El clásico no salva a nadie

Independiente es demasiado grande como para conformarse con las migajas de un partido más ante Racing.

En cuanto Andrés Roa entregó mal la pelota e Ijiel Priotti la robó y colgó de un ángulo, Independiente perdió totalmente el rumbo. Después de un primer tiempo parejo para abajo, en el que Pablo Magnín aventajó a Tigre con una chilena increíble, el Rojo tuvo 15 minutos de búsqueda en el inicio del segundo tiempo; sin embargo el 2-1 lo liquidó.

Los jugadores entraron en el nerviosismo y la desesperación por la hipotética eliminación y no hilvanaron tres toque seguidos de mitad de cancha hacia adelante. El problema creativo y actitudinal que se nota en la mayor parte de los encuentros que juega este equipo. Tiene tramos de intención positiva, pero generalmente entra en una monotonía sostenida y previsible que no asusta ni a un equipo de la B.

Y ahora se viene el Clásico de Avellaneda. ¡Que no salva a nadie! Ganarle a Racing no será un aliciente para nadie. Ni para los futbolistas, ni para Julio Falcioni y su cuerpo técnico, ni mucho menos para los dirigentes. 

El Rey de Copas cumplió 117 años de una historia riquísima y conformarse con las migajas de un Clásico de Avellaneda es de una mentalidad muy pequeña.

Los tres puntos son necesarios y conseguir una victoria seguramente alegrará al pueblo rojo, pero que un posible triunfo -si es que se consigue- no difumine años de desidia y malas determinaciones, adentro y afuera de la cancha. La victoria debe quedar en casa, pero no para dar vuelta la página, sino para profundizar en las falencias repetidas a lo largo de los meses.

en Argentina en Argentina

Se va libre pero… ¿Se queda en Argentina?

Actualidad

delanteros delanteros

Los dos delanteros con los que estuvo en contacto Independiente

Actualidad

pago pago

Acuerdo de pago de una deuda… por Lucas Romero

Actualidad

Yoyo Yoyo

Siempre en lo importante

Actualidad

Advertisement
Connect