Connect with us

El Diablo se ahogó en el barro

Independiente cayó 2-1 con Estudiantes en La Plata por la primera fecha de la Copa de la Liga.

Feo, inmirable el partido que se jugó en La Plata. Independiente y Estudiantes hacían su debut, y el encuentro estuvo plagado de encuentros físicos más que buenas jugadas. Ambos se sintieron cómodos con la pelea, y nunca se dedicaron a jugar.

En la primera parte, fue lo peor. El Pincha propuso su juego áspero, antifútbol, ese que lo caracteriza como club y que, además, Ricardo Zielinski adora. El Rojo trataba de ganarle el mediocampo y avanzar, pero chocaba siempre con los duros mediocampistas del local. El 0-0 era lo más lógico.

Sin embargo, lo que no se dio en los primeros 45 minutos, se dio en el complemento. Ni bien arrancó, el rojiblanco fue decidido por la izquierda. Luego de un gran centro, Joaquín Laso y Juan Insaurralde le perdieron la marca a Mauro Boselli, y el ex Boca facturó. Un 1-0 excesivo para el desarrollo.

Esto no terminó ahí, y el momento fatídico seguía. Apenas siete minutos después, Ariel Penel cobró un tiro libre lejano para Estudiantes. Fernando Zuqui se hizo cargo y mandó una pelota al corazón del área que Agustín Rogel cabeceó y puso el 2-0. Otra vez, la defensa out.

Independiente trató de reaccionar desde el orgullo, con amor propio. Intentó ganar en el mediocampo y empezó a presionar, pero sin suerte. Así hasta que, a los 15 de la segunda parte, Andrés Roa se hizo cargo de un córner. Luego de un centro bajo y algunos rebotes, Joaquín Laso sacó un derechazo potente y descontó.

El descuento le trajo algo de esperanza al Rojo, pero no alcanzó. Siguió yendo, siguió intentando con Leandro Fernández a la cabeza, pero no se le dio. El equipo mostró otra actitud, pero deberá pulir algunas cuestiones para lograr un mejor funcionamiento y poder aspirar a más. ¡A ganarle a Arsenal!

Después de su gol, Lanús le regaló a Independiente la pelota, pero el equipo de Avellaneda no supo qué hacer con ella. Se animó tarde el Rojo de Falcioni, llegó al empate y se conformó con sumar un punto fuera de casa. Después de su gol, Lanús le regaló a Independiente la pelota, pero el equipo de Avellaneda no supo qué hacer con ella. Se animó tarde el Rojo de Falcioni, llegó al empate y se conformó con sumar un punto fuera de casa.

Ideas se buscan

La Lupa del Diablo

Las fulminantes palabras de Falcioni contra Montenegro

Actualidad

Uno X Uno + Puntajes ante el Granate Uno X Uno + Puntajes ante el Granate

Uno X Uno + Puntajes ante el Granate

Actualidad

Empate con sabor a nada

Actualidad

Advertisement
Connect