Connect with us

El primer prócer de Independiente

Desde su existencia, el hombre vive en una constante búsqueda de verdades. La más importante siempre estuvo enfocada en su origen. De donde viene. Y también hacia dónde va cuando su corazón deja de latir. Pero si de orígenes hablamos, existe uno que todos conocemos. Una verdad que algunos no buscamos porque nos la contaron, pero que, sin embargo, desconocemos.

Allá por el 1934, un paraguayo de apenas 19 años debutaba con una camiseta teñida de rojo. Fue un jugador esperado que ovacionó la hinchada del club de Avellaneda. Sus saltos y gambetas suscitaron una pasión honda en las multitudes. ¿Quieren goles? Acá tienen, decía sin decir el joven que también enloqueció a la tribuna femenina. Sin importar los colores, todos querían ver sus goles. Fue el dueño de la pelota durante tres temporadas consecutivas. Todos querían ser él, todos eran simpatizantes de Independiente.

¿Cómo te hiciste hincha? Una de las preguntas más simples de contestar. Quienes heredaron la pasión, responden sin dudar: Por mi abuelo, por mi viejo, por mi tío, por mi hermano, por mi padrino, etc. Y cambiemos a femenino cada rol, porque las mujeres también nos ocuparemos de asegurar que ésta pasión se transmita, encargándonos de cada detalle. Pero, alguna vez se preguntaron cómo se hizo hincha el primer miembro de tu familia? Una verdad que desconocemos y muchos no buscamos.

Como un fantasma nos sigue a todos lados. Está en nuestra impronta, está en la tribuna y los nervios, en los gritos de gol y el desahogo. También en el abrazo con un desconocido en la platea, en la emoción de dos o tres generaciones que asisten al estadio Libertadores de América. Está en la primera camiseta que nos regalaron o compramos y en la única herencia que nos importa dejar, la que no se vence, la que no se gasta. Aquella que se transmite de generación en generación.

Nos sigue, pero no lo vemos. Algunos no lo quieren ver, otros no lo reconocen. Está en nosotros y debemos hacernos cargos. Transmitir su legado es nuestra responsabilidad.

El primer prócer del Club Atlético Independiente, acompañado por sus caudillos, no debe ser olvidado. Maril, De la Mata, Erico, Sastre y Zorrilla. Recordemos siempre a ese ejército que le abrió camino a la gloria.

Los ídolos rojos son muchos, pero los próceres pocos. Arsenio Pastor Erico Martinez es la verdad que surge al momento de rastrear, es esa imagen que nos estampa en la cara las razones de nuestra alegría o tristeza. De él venimos, y hacia él siempre vamos a ir.

¡Sigamos soñando!

Actualidad

Segundo día de pretemporada Segundo día de pretemporada

Segundo día de pretemporada

Actualidad

El jugador por el que gestionaba Independiente y no llegará El jugador por el que gestionaba Independiente y no llegará

El jugador por el que gestionaba Independiente y no llegará

Actualidad

Dos nombres para la zona baja Dos nombres para la zona baja

Dos nombres para la zona baja

Actualidad

Advertisement
Connect