Connect with us

Este es el camino

Pese a la falta de eficacia, Independiente mostró una mejoría irreprochable. ¡Mirá!

El empate con Santos dejó mucha tela que cortar. Por un lado, los errores como la falta de eficacia y la pifia en el gol del Peixe, y por otro el nivel que demostró el equipo. Paradójicamente, Independiente jugó el mejor encuentro de toda la era de Julio Falcioni, y no lo goleó porque Joao Paulo estuvo en un nivel brillante.

De arranque, el Rojo se paró bien. La defensa, sólida, mientras que el mediocampo era el motor del equipo. La línea del fondo no sufría ni siquiera a Marinho, que había generado varios dolores de cabeza en la ida, y los del medio distribuían la pelota, armando juego y funcionando como el cerebro del más grande.

Lastimosamente, el ataque no estuvo a la altura, y erró jugadas en las que tenía que concretar si o si. Para colmo, Santos logró imponerse gracias a un error de Juan Insaurralde, que venía jugando bien hasta que cometió esa falla. Ahí, se explica el motivo del resultado.

Lo cierto es que no se puede perder de vista que, por fin, Independiente fue verdaderamente un equipo. Supo contener al rival, supo dominarlo con la pelota al pie y supo lastimarlo, pero no logró concretar. El juego que tanto se le pedía al Rojo, esta vez lo demostró, aunque sin suerte de gol a excepción de la jugada de Lucas González.

En conclusión, el saldo es positivo. Pese a la eliminación, el Emperador parece haber encontrado el equipo, y a la larga, esto dará más resultados a favor que en contra. Hoy, Falcioni tiene una base, y deberá seguir trabajando para poder pulirla. ¡Que sea el punto de despegue!

el mercado de pases el mercado de pases

¡Hoy comienza el mercado de pases!

Actualidad

ojo ojo

¡Ojo, Rojo!: Lo sondearon a Tomás Pozzo

Actualidad

decisión decisión

La decisión que comunicó el club sobre los sectores del estadio

Actualidad

Otra vez, las Diablas sumaron de a tres

Actualidad

Advertisement
Connect