Connect with us

Harto del letargo

Hace dos meses que esa tarde fatídica del 15 de junio nos sacudió de por vida. Hace dos meses que seguimos sin entender lo que estamos viviendo y lo que tenemos que atravesar. Hace dos meses que no le encontramos explicación ni la vuelta a tanto dolor. Pero hay que hacer un click, hay que exigirlo para comenzar a escribir la historia de nuevo con la misma grandeza de siempre.

Y el problema reside en todos lados. Sin dudas que tenemos una dirigencia inoperante, ahora dividida con aves carroñeras girando a su alrededor, sin ideas y con un nivel de amateurismo que preocupa en demasía y provoca esta realidad.

En las tribunas un hincha dañado, golpeado y renovado para mal. La exigencia se dejó de lado. Hoy se aplaude a un defensor que no sabe darle la pelota a un compañero, ni siquiera desde un lateral. Hoy vitoreamos a jugadores excéntricos como Caicedo o elevamos con ovación a algún ignoto futbolista que muestra algún que otro ribete de buen fútbol. Nos olvidamos de exigir.

El hincha se acostumbró a ser protagonista y se puso delante de escena. Se enamoró de sí mismo y comenzó a preocuparse por esa otra tabla, la que peleaban Boca y Racing porque en otra perdían siempre. Sí, nos olvidamos de pedir títulos, total “aunque ganes o pierdas no me importa una mierda, sigo siendo del Rojo porque al Rojo lo quiero” y en eso se perdió terreno. El humo, la fiesta y el grito bien fuerte pasaron a ser temas importantes en nuestras charlas deportivas. Nos olvidamos de eso…del fútbol, de los triunfos, de las Copas. Obviamente que el comentario generaliza… siempre hay los que mantienen las bases.

Así tuvimos muchos entrenadores que nos endulzaron los oídos diciendo frases como “me voy con bronca porque la gente se merecía otra cosa” o “no pudimos regalarle un triunfo al hincha que cada día muestra más su apoyo”. ¿Y? No se ganan títulos de esta forma. Al contrario, todos se han olvidado que ante todo está Independiente. Esos colores de un equipo grande que cada día asiste a un escupitajo más en su escudo.

Y, los dejé para el final porque son los más grandes responsables de todo esto. Sí, los jugadores. Ellos son los que deciden adentro de la cancha, los que tienen que interpretar la idea del entrenador, pero sobre  todo los que tienen que defender los colores del club. Ellos, todos. Los que formaron parte de estos últimos tres años. Los que provocaron esta mierda que sufrimos.

Muchos dirán que es muy pronto hablar en este tono o pedir cambios gigantes ya que sólo van dos fechas. Lloverán ejemplos. La realidad, o por lo menos la mía, me dicta otra cosa. Exijo desde mi humilde lugar un cambio radical. No sé si es necesario que se vaya Brindisi. Sí sé que es relevante que el plantel se rebele. Dé muestras que tiene bronca acumulada.

Estos jugadores deben, sin hacernos esperar más, llevarse por delante a Aldosivi. Demostrarle a todo el mundo que Independiente es más grande que todos pese a jugar este torneo de mierda y salir a romper todos los esquemas. Los rivales tienen que tenerle miedo al Rojo. Tienen que pensar cómo hacer para sacarle un punto. Nos tenemos que volver a hacernos respetar.

Somos Independiente, Rey de Copas y Orgullo Nacional. Siempre fuimos distintos. ¿Nunca te pusiste a pensar por qué nos decían amargos? Siempre fue incomprobable eso. Jamás tuvieron un motivo firme con el que poder lastimarnos. Pensá: Títulos nacionales; internacionales; club modelo; cantidades asombrosas de socios; estrellas mundiales y jugadores que quedaron en la retina de todos; hitos; triunfos épicos, y mil cosas más.

Sin embargo hoy nos contentamos con que nuestro DT y nuestro Capitán resalten que en la segunda fecha de la B Nacional y tras haber sufrido en la primera la derrota más aplastante de toda nuestra historia en el Libertadores de América, sumamos un punto con 10 hombres en Corrientes ante un ignoto Boca Unidos.

Por favor. En serio che. Déjense de joder. Pongan los huevos sobre la mesa y saquen adelante esta situación como hombres y respetando la historia del club. Independiente tiene que salir a ganar en todos lados y romper con todo. Esta situación de letargo es infumable y, pido perdón por los exabruptos conceptuales, pero los jugadores del Rojo tienen que mostrar rebeldía. Deben salir a partir del sábado a entregar todo.

No pido violencia para nada, exijo que no haya expulsiones. Exijo que se despierten de esa siesta interminable y ganen como tienen que hacerlo y como manda nuestra historia. Sean hombres y defiendan nuestros colores con sangre, fútbol, garra, huevo y corazón. Los aplausos llegarán cuando se los ganen. Ascender es una obligación, respetar las bases de la Institución es una exigencia.

¡Sigamos soñando!

Actualidad

Segundo día de pretemporada Segundo día de pretemporada

Segundo día de pretemporada

Actualidad

El jugador por el que gestionaba Independiente y no llegará El jugador por el que gestionaba Independiente y no llegará

El jugador por el que gestionaba Independiente y no llegará

Actualidad

Dos nombres para la zona baja Dos nombres para la zona baja

Dos nombres para la zona baja

Actualidad

Advertisement
Connect