Connect with us

La historia detrás de la Joya

Alan Velasco, ahora futbolista de Dallas, contó su paso por Independiente.

Alan Velasco será recordado, al menos hasta que vuelva, como el futbolista que podía explotar y lo vendieron justo antes, y por urgencias económicas. El futbolista llevaba mucho tiempo en Independiente, y al respecto, contó: “A Independiente me llevó el papá de Ramiro Lobo, que ahora está jugando en la reserva. Tuve una prueba con Claudio González, estuve dos días, y decidieron ficharme. Cuando me dijeron que me iban a fichar, mi familia y yo saltábamos de la emoción.

Respecto de su llegada a Primera, la Joya expresó: “El día que debuté en la Primera de Independiente, me cambió la vida. Yo a los 14 empecé a sentir que se podía dar, me esforcé mucho con que se podía dar”. Y confesó: “Cuando me dieron la 10 de Independiente, me puse feliz. Pero en Primera no es lo mismo, la camiseta la usaron grandes jugadores. La pasé feo al principio, cuando llegaba a mi casa sentía que si perdíamos era mi culpa, pero después me adapté.

En cuanto al plantel, el juvenil de 19 años valoró: “Es difícil no marearse, pero tuve la suerte de tener grandes compañeros. Fabricio Bustos, Lucas Romero o Silvio Romero, que me decían cosas que iban a pasar y me pasaban. Hoy les puedo agradecer”. Y, sobre el Chino, agregó: “Una vez Silvio Romero vino hablarme porque yo había cambiado ya algunas veces el auto, y me dijo: ‘Prometeme que esté no lo vas a cambiar más’. Hasta hoy lo tengo. Era verdad, por ahí cambiaba sin necesidad”.

Al finalizar, en diálogo con ESPN, Velasco contó cómo fueron sus últimos días en Independiente: “Cuando empezó a tomar fuerza la posibilidad de irme, quise disfrutar más los últimos días que me quedaban. Fueron algo increíble estos días que viví junto con mis compañeros y los empleados, porque los veo hace diez años. Los últimos días fueron muy especiales para mí”.

El fin de una era

Actualidad

Arbitraje de Merlos al margen, Independiente hizo todo lo posible para perder ante Central Córdoba. Una noche negra de la defensa, que cometió errores insólitos y le facilitó todo al rival. Arbitraje de Merlos al margen, Independiente hizo todo lo posible para perder ante Central Córdoba. Una noche negra de la defensa, que cometió errores insólitos y le facilitó todo al rival.

La culpa está en casa

La Lupa del Diablo

Independiente – Arsenal Independiente – Arsenal

¡Agendá lo que se le viene al Rojo!

Actualidad

Otra vez, los antagonistas de la película

Actualidad

Advertisement
Connect