Connect with us
La cruda realidad de Independiente quedó totalmente expuesta en la derrota en La Paternal: falta jerarquía, experiencia y recambio. El Rojo dio ventaja con apenas ocho suplentes de los cuales ¡dos eran arqueros! (Foto: Clarín)

La verdad al desnudo

La cruda realidad de Independiente quedó totalmente expuesta en la derrota en La Paternal: falta jerarquía, experiencia y recambio. El Rojo dio ventaja con apenas ocho suplentes de los cuales ¡dos eran arqueros! (Foto: Clarín)

La cruda realidad de Independiente quedó totalmente expuesta en la derrota en La Paternal: falta jerarquía, experiencia y recambio. El Rojo dio ventaja con apenas ocho suplentes de los cuales ¡dos eran arqueros!

El triunfo ante Talleres fue un oasis. Y la realidad es un desierto interminable por el cual Independiente camina sin ropa y sin agua. Y esa realidad se exhibió así, cruda, sobre el campo de juego del Diego Armando Maradona. La derrota por 2-1 contra Argentinos en la tarde-noche del jueves dejó al descubierto todas las necesidades y urgencias de un plantel desnutrido que sufre por la falta de variantes y las bajas.

De movida tuvo problemas para armar la formación y el banco, Eduardo Domínguez. Los imponderables profundizan los problemas de este Independiente a la deriva. La baja de Lucas Romero por covid-19 positivo el miércoles complicó todo. Lucas González entró en su lugar en los titulares, pero el entrenador debió subir a un juvenil (D’Angelo) para tener ocho suplentes, de los cuales ¡dos eran arqueros! De entrada ya da ventaja el club de Avellaneda. Argentinos, por caso, presentó 12 relevos. En la máxima competencia es jugar en inferioridad de condiciones.

La ausencias de refuerzos (sólo llegó Iván Marcone y aún no pudo firmar porque no hay tesorero), se suman a las bajas por lesiones (Toto Pozzo, Damián Batallini) y a los tres excluidos por no acordar la renovación de sus contratos que vencen a fin de junio (Domingo Blanco, Andrés Roa y Carlos Benavídez).

Independiente perdió a su máxima figura, Mingo Blanco, y lo extraña. No hay desequilibrio, no hay cambio de ritmo, no hay sorpresa en los últimos metros. Todo se torna previsible y monótono, más allá del empuje de los Leandros, Benegas y Fernández. En este contexto de pobreza futbolística eso es demasiado.

Domínguez, mal margen de los errores que pueda cometer en planteos o cambios, debe arreglárselas con lo que tiene. Y no tiene mucho. Por el contrario. Solamente hizo dos cambios en La Paternal, ambos al inicio del complemento: Juan Cazares por el lesionado Alan Soñora (golpe en su rodilla) y Joaquín Laso por Gastón Togni, para rediagramar el planteo a una defensa de tres centrales y soltar a los carrileros para buscar profundidad por los costados.

No hubo caso. Argentinos, con poco, se aprovechó de los problemas de Independiente en el retroceso y clavó el segundo. Ese fue un golpe de nocaut. El Diablo, sin nombres de experiencia en el banco (en ataque estaban los juveniles Rodrigo Marquez, Julián Romero y Santiago Hidalgo) entendió que debía peregrinar lo que quedaba del encuentro con lo que había en cancha.

Y no la pasó peor porque el rival no tuvo una de sus mejores actuaciones. Domínguez volvió a mover las fichas y reubicó a Laso como doble cinco improvisado al lado de Gerónimo Poblete, que no mantuvo el buen nivel mostrado la fecha pasada. Así rearmó la línea de cuatro y plantó un 4-2-3-1. Fue más de lo mismo, pero con más desorden todavía. Foto final, para completar el caos fue ver a Juan Insaurralde de nueve en el epílogo de la derrota.

Domínguez no tuvo que hacer nada para que quede al desnudo la cruda realidad de este Independiente. Con solamente ver el partido y su desarrollo quedó en evidencia como nunca la falta de jerarquía, de experiencia y de recambio. Y así, el Rojo seguirá deambulando por ese interminable desierto por el que pena hace un largo tiempo sin encontrar reparo alguno.

parados parados

Eduardo Domínguez analizó la derrota y volvió a pedir por refuerzos

Actualidad

Sin refuerzos y totalmente desorientado

Actualidad

Las claves de la derrota: Así nos comen los bichos Las claves de la derrota: Así nos comen los bichos

Las claves de la derrota: Así nos comen los bichos

Actualidad

apartados apartados

El equipo que Domínguez pondría en La Paternal

Actualidad

Advertisement
Connect