Connect with us

Las claves de la derrota ante Atlético

Independiente cayó en el Libertadores de América ante Atlético Tucumán en un partido que tuvo dos etapas perfectamente reconocibles: Un primer tiempo donde jugó bien y mereció ir ganando y un segundo tiempo para el olvido. Aquí las claves que llevaron al Rojo a la derrota.

El viejo mal de no convertir: Independiente tuvo un fragmento en la primera mitad donde acorraló al rival y lo llenó de situaciones de gol que, como solía ocurrirle en el semestre anterior, no pudo convertir. Clave y letal para un equipo que luego iba a desaparecer en la cancha.

La lesión del distinto: Con la salida de la cancha de Maximiliano Meza pareció que el partido dio un giro total de 180 grados. El Rojo se volvió completamente desconocido, y si bien no venía brillando, perdió al jugador en cuyo pie suele estar la llave del gol. Clave perderlo.

Sin creación: En la segunda mitad el Rey de Copas tenía que afrontar un partido sin su as de espadas, pero entró el de basto, Fernando Gaibor. Sin embargo, el ecuatoriano nunca pudo ser la manija del equipo, y casi que ni entró en contacto con el balón. Se lo necesitaba para conducir a un equipo que lentamente fue desapareciendo en el partido.

El gol inoportuno: Pese a la falta de elaboración, el local se mantenía ordenado. Se mantenía claro, hasta que dejó de hacerlo. ¿La falla? Las bandas. Fabricio Bustos Zein se durmió tras un cambio de frente hacia su zaga y quedó pagando; pase atrás, centro en profundidad y Juan Sánchez Miño llegó tarde a cubrir: Gol de Acosta. En el momento menos oportuno.

Problemas con las posiciones: Independiente quedó golpeadisimo tras la apertura del marcador. Se movió el banco, pero se terminó formando un equipo con futbolistas fuera de sus posiciones naturales. En principio, el mediocampista creador bajó de cinco y a la marca para suplir la salida de Nicolás Domingo. En segunda instancia, el ingreso de Martín Benítez que, en lugar de ser de mediapunta como suele lastimar más, quedó por el medio. Y por la zaga derecha le tocó atacar con Silvio Romero, que simplemente no pudo concretar una jugada bien. Y el misionero en el medio y sin traslado desde atrás por la floja labor de Gaibor, le costó entrar en contacto con la pelota. Con el doble cinco roto, el Orgullo Nacional siempre estuvo más cerca de recibir un gol antes de convertir uno.

el mercado de pases el mercado de pases

¡Hoy comienza el mercado de pases!

Actualidad

ojo ojo

¡Ojo, Rojo!: Lo sondearon a Tomás Pozzo

Actualidad

decisión decisión

La decisión que comunicó el club sobre los sectores del estadio

Actualidad

Otra vez, las Diablas sumaron de a tres

Actualidad

Advertisement
Connect