Connect with us

Las claves de la derrota ante Corinthians

Independiente cayó con Corinthians y perdió con ello una inmejorable chance de quedar como puntero del Grupo G de la Copa Libertadores. En un partido que de comienzo se presentó favorable pero terminó resultando al revés, aquí analizamos las claves que llevaron al Rojo a la derrota.

No aprovechar el momento: Esta debe ser la razón fundamental por la que el Rojo no pudo guardar los tres puntos en Avellaneda. En el primer tiempo Independiente tuvo pasajes de altísimo vuelo, generando situaciones de gol y tocando de primera en tres cuartos de cancha, similar a lo hecho en el semestre anterior. No pudo capitalizarlas en gol ante un rival especulador y defensivo y eso terminó siendo un factor clave para no ganarlo.

Problemas en la zaga derecha: Si Corinthians creció, fue porque Independiente le regaló la zaga derecha, lugar donde generó unas tres situaciones y por donde llegó el gol. Fabricio Bustos le tocó hacer todo el desgaste y terminó muy cansado. Y lejos de recibir ayuda, quedó prácticamente solo teniéndosela que ver contra los mejores de ellos. Fernando Gaibor juega de mediocampista central pero rara vez colabora en la marca; y por la misma banda del 4 delante terminó Silvio Romero, que tampoco tiene marca. Y así llega el gol.

El gol cantado: Si iba a haber gol del visitante, estaba claro que iba a venir por el sector derecho de la defensa del Rojo. Nicolás Figal, de correcto partido, tuvo que cerrar un posible centro y Fabricio Bustos se quedó conteniendo el lateral. Bien. Pero donde tiene que haber pressing es en el descargo, lugar donde falló Independiente: ni Romero ni Gaibor apretaron al recién ingresado Vital en el relevo de la jugada. El brasileño, con gran pasividad, remató el centro que luego terminó el gol.

El planteo inicial: Si bien es escribir con el diario del lunes, es un análisis que no puede dejar de hacerse. El planteo inicial de Ariel Holan no estuvo mal, pero hizo perder dos cambios por cómo se dio el desarrollo del partido. En principio porque sin Emanuel Gigliotti el equipo pierde peso arriba. Y segundo, porque obligó a sacar en el entretiempo a un Martín Benítez que se sabía no iba a durar los 90. Con su salida, perdió explosión y desequilibrio. Y luego, literalmente regaló la banda derecha con algo que ya fue explicado en el anterior punto. Perder dos cambios significó que el tercero deba ser necesariamente ofensivo para buscar los tres puntos, y con eso se dilapidó la chance de hacer entrar a Juan Sánchez Miño, un futbolista que perfectamente podría haber cubierto los espacios que dejaron el ecuatoriano y Romero. Lógicamente, si Independiente se iba al entretiempo ganando 2 a 0, esto iba a pasar desapercibido. Pero no sucedió, y se pagó muy caro.

Problemas en la generación de juego: Más allá de los problemas en el retroceso, la realidad indica que Independiente no jugó mal, de hecho hizo un buen primer tiempo. Pero con la salida de Benítez, el equipo perdió todo atisbo posible de claridad en la generación de juego. Fue esfumándose y regalándole la pelota al contrario, y en los pies de jugadores donde Holan debe encontrar soluciones, solo encontró problemas. Se perdió la retención del balón, el traslado, el desequilibrio y la sorpresa.

el mercado de pases el mercado de pases

¡Hoy comienza el mercado de pases!

Actualidad

ojo ojo

¡Ojo, Rojo!: Lo sondearon a Tomás Pozzo

Actualidad

decisión decisión

La decisión que comunicó el club sobre los sectores del estadio

Actualidad

Otra vez, las Diablas sumaron de a tres

Actualidad

Advertisement
Connect