Connect with us

Las claves de la derrota ante Defensa y Justicia

La derrota ante Defensa y Justicia complicó el panorama de cara a la clasificación a la Libertadores 2019. Un partido donde la producción del equipo de Ariel Holan fue un claro síntoma de que las cosas no van bien. Aquí analizamos las claves que llevaron al Rojo a una nueva derrota.

Problemas en la generación de juego: Sin lugar a dudas este es el motivo esencial por el cual a Independiente le cuesta horrores convertir. Resulta inevitable comparar la mejor versión del equipo con esta versión, y la ecuación se hace algo sencilla: antes era un equipo vertiginoso y peligroso. Hoy es un equipo previsible y sin ideas. Los jugadores que tienen que aportar soluciones, más bien son un problema. Y contra Defensa y Justicia, el equipo tuvo la pelota pero apenas creó situaciones de gol. Así es imposible abrir el marcador.

Irresoluto: Y si a la falta de generación de juego le agregamos que aquellas pocas jugadas que hilvana el equipo, todas se diluyen, es más difícil aún. Cuando llegan con posibilidad de definición, los jugadores de quienes se espera completen la jugada, no lo hacen. Fue moneda corriente ver a Silvio Romero no poder terminar el avance por su zaga, o a Fernando Gaibor llegar a tres cuartos, dar media vuelta y jugar con un defensor. No es casual que los pocos tiros al arco de Independiente hayan sido en los pies de Juan Sánchez Miño, que jugó de mediocampista central. Un claro síntoma de la problemática.

El gol: Claro que lamentablemente el tanto de Defensa y Justicia se vuelve clave en el resultado final. Hay dos problemas concretos en ese gol, y otro más abstracto. En principio, la falta de control del arquero, que regala el primer palo y pese a llegar a entrar en contacto con la pelota, se le escurre de las manos. No puede pasar. Y en segundo lugar, la complicidad de los marcadores, que no atinan a cabecear o rechazar una pelota que entra cerrada sin un destino concreto más que el arco. Nadie entró en disputa de la pelota, al menos hasta el posterior pifie del arquero. El balón llega limpio al arco, y eso tampoco puede pasar. En cuanto a lo abstracto, está claro que esta fragilidad de recibir un gol “tonto” es consecuencia de la inseguridad general del equipo.

Problemas tácticos: Una de las virtudes de Ariel Holan había sido lograr armar un equipo que sea a la vez sólido en la marca y el pressing, y rápido y sorpresivo en el traslado y la definición. Eso lo había logrado con un doble cinco aguerrido y combativo, de rápida recuperación y salida. Gracias a eso, los volantes ofensivos podían jugar sueltos, razón por la cual hemos visto brillar a Ezequiel Barco, Martín Benítez, e incluso a Fabricio Bustos. Por alguna razón, ese doble cinco de marca y combate, hoy se ha desarmado. La ausencia de Nicolás Domingo fue un elemento clave en el flojo rendimiento del equipo. Porque obligó a Maximiliano Meza y Silvio Romero a jugar más contenidos y a Juan Sánchez Miño sin poder explotar. No fue casual que Emanuel Gigliotti apenas entrara en contacto con la pelota.

Sin respuestas: Esta misma clave fue utilizada en el partido anterior. Si los que ingresan desde el banco traerían soluciones a Holan, probablemente no habláramos de una derrota. El entrenador se la jugó por llevar a Sánchez Miño de marcador de punta y poner a Fernando Gaibor esperando que el ecuatoriano ayude en la generación de juego con sus características. Todavía no puede hacerlo: retrocede, no encara, y le hace perder vertiginosidad al equipo. Jonathan Menéndez reemplazó a Romero, pero tampoco aportó lo necesario en ataque.

INGRESÁ A LA TIENDA: CLICK ACÁ

en Argentina en Argentina

Se va libre pero… ¿Se queda en Argentina?

Actualidad

delanteros delanteros

Los dos delanteros con los que estuvo en contacto Independiente

Actualidad

pago pago

Acuerdo de pago de una deuda… por Lucas Romero

Actualidad

Yoyo Yoyo

Siempre en lo importante

Actualidad

Advertisement
Connect