Connect with us

Lo pinchó

Independiente cayó 1-0 ante Estudiantes en el Estadio Único de La Plata. El gol lo marcó Goñi en el primer tiempo con un gran tiro libre. Fue la única llegada clara del local que se quedó con los tres puntos. El Rojo no jugó bien. Le faltó verticalidad y profundidad. Tuvo la pelota pero no explosión.

El Rojo comenzó mejor con la pelota. Abriendo la cancha, usando las subidas sobre todo de Rodrigo Gómez que con movimientos más que interesantes se mostraba como una de las cartas de ataque. Sin embargo de a poco fue perdiendo la pelota y el terreno. Le faltó profundidad para dañar y no encontró en Daniel Montenegro el ritmo necesario para desequilibrar. Además, Iván Pérez estuvo muy impreciso.

Estudiantes, tras esos primeros diez minutos de puro juego visitante, comenzó a presionar la salida de Independiente bien cerca de la primera línea de defensores. Así generó peligro. Incluso, marcó un gol que fue anulado por falta de Carrillo sobre Cristian Tula. Sin embargo, todo era mediante pelotazos al centro del área. Por lo que cerca de la media hora del encuentro, volvió el Rojo a tener la posesión de la pelota.

Si bien ninguno de los dos había hecho mucho en el área contraria era Estudiantes el que parecía más cerca. Y así fue. A los 38 minutos, Jesús Méndez hizo una falta inocente en el borde del área y Ernesto Goñi aprovechó una mala ubicación de Diego Rodríguez para el 1-0.

Instantes antes Jorge Almirón había modificado a Iván Pérez por Francisco Pizzini demostrando un error en el planteo, porque si bien su equipo tenía la pelota, no tenía profundidad en ataque. Ni siquiera en las bandas, algo que ganó con el ingreso del juvenil. Sin embargo, no pudo dañar en el primer tiempo y con el 1-0 se fue la etapa inicial. Estudiantes ganó porque jugó a aprovechar los errores del rival. El Rojo se fue perdiendo por no encontrar el ritmo y la verticalidad necesaria.

En el complemento Estudiantes paró el cerrojo característico. Dos líneas de cuatro y a aguantar. El Rojo no le encontró la vuelta. A los 18 minutos recién llegó el primer desborde de Pizzini, que ante la salida del arquero intentó picarla y por poco no marcó. Montenegro seguía sacándole ritmo al equipo y por derecha el Droopy Gómez no llegaba al fondo. En fin, los de Almirón sólo llevaban peligro por el costado izquierdo.

A los 28 minutos Jorge Almirón mandó a la cancha a Martín Benítez en lugar de Daniel Montenegro. Es que el Rolfi le sacó ritmo y verticalidad al equipo. Sin embargo, las únicas jugadas de riesgo llegaron desde los pies de Francisco Pizzini, aunque no hubo muchas. Más tarde, sobre el final entró Sebastián Penco pero no logró ni tocar la pelota.

En fin, Estudiantes encontró la victoria con un gran tiro libre y después solo se dedicó a mantener la diferencia con dos líneas de cuatro sin siquiera aprovechar las contras. Independiente tuvo la pelota pero no tuvo nada de juego en ataque. Faltó Matías Pisano y Claudio Riaño. El segundo por lesión, el primero por una cuestión táctica que viendo a jugar al equipo fue claramente un error.

Jorge Almirón erró al planteo. Iván Pérez, el Droopy Gómez y el Rolfi no rindieron. El equipo lo sintió y la idea sufrió una modificación notoria, pero para peor. Independiente cayó en la Plata y ahora recibirá a un Vélez que llega invicto, primero y con puntaje perfecto. Para ganarle, se deberá parecer al que enfrentó a Rafaela y no el que jugó en La Plata. 

Durmió Independiente y le encajaron a Chade

Actualidad

El caso insólito de Poblete: De estar casi adentro a estar prácticamente afuera

Actualidad

Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde

Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde

Actualidad

A mostrar carácter A mostrar carácter

A mostrar carácter

Actualidad

Advertisement
Connect