Connect with us

Mucho roce y poco fútbol en un partido aburrido

Independiente igualó 0-0 con Vélez por la tercera fecha de la Copa de la Liga.

Partido complicado el que tuvo Independiente en el José Amalfitani. Los dirigidos por Eduardo Domínguez venían de ganarle a Arsenal, y tenían una parada brava nada más y nada menos que con Vélez. En la previa, se esperaba un partido complicado, y así empezó.

De arranque, el Fortín empezó a dominar. Con las subidas por las bandas y un juego asociado, los de Liniers empezaron a mostrar cierta superioridad, e hicieron sufrir a la visita. Con sendos cabezazos al palo y al travesaño (este último con una atajada previa de Renzo Bacchia), el local preocupó a los de Avellaneda, y parecía encaminarse.

Sin embargo, contaban con un futbolista que no estaba en sus cabales. Matías De los Santos estaba, prácticamente, ensañado con Damián Batallini, y lo llegó a bajar de una forma muy fea, aunque Germán Delfino ni siquiera cobró la falta. A la segunda, directamente lo pisó, y el colegiado no dudó en mostrarle la roja.

En este punto, Independiente ya se había metido en el partido. No conseguía ser superior, pero al menos no sufría como al principio, y con la superioridad numérica solo tenía que ajustar algunas cosas. Es que, pese a esto último, Vélez estaba bien parado atrás, y los ataques del Rojo no terminaban en nada.

Comenzada la segunda mitad, el Diablo empezó a presionar más alto. Aprovechando la superioridad numérica, trató de ahogar a Vélez, y lo logró. Sin embargo, y pese a tener la pelota, no lograba generar chances claras, hasta que Germán Delfino emparejó el partido. En un córner, Joaquín Laso le bajó el codo a un rival y el árbitro no dudó en echarlo.

A partir de ahí, el Fortín se volvió a meter en el partido, y le complicó las cosas a Independiente. Con empuje y algo de fútbol, trató de explotar las falencias de los de Avellaneda, pero sin suerte. Al final, el 0-0 consumió un aburrido partido que, en la previa, prometía mucho más.

Después de su gol, Lanús le regaló a Independiente la pelota, pero el equipo de Avellaneda no supo qué hacer con ella. Se animó tarde el Rojo de Falcioni, llegó al empate y se conformó con sumar un punto fuera de casa. Después de su gol, Lanús le regaló a Independiente la pelota, pero el equipo de Avellaneda no supo qué hacer con ella. Se animó tarde el Rojo de Falcioni, llegó al empate y se conformó con sumar un punto fuera de casa.

Ideas se buscan

La Lupa del Diablo

Las fulminantes palabras de Falcioni contra Montenegro

Actualidad

Uno X Uno + Puntajes ante el Granate Uno X Uno + Puntajes ante el Granate

Uno X Uno + Puntajes ante el Granate

Actualidad

Empate con sabor a nada

Actualidad

Advertisement
Connect