Connect with us

Otro tibio empate

Independiente jugó un mal partido y un peor segundo tiempo. Así sólo empató 1-1 ante Gimnasia y Esgrima La Plata. Desperdició otros dos puntos y su rendimiento fue por lo menos preocupante. El gol lo hizo Lucas Albertengo que se fue reemplazado por José Valencia que no hizo nada.

Independiente y Gimnasia jugaron un primer tiempo a todo ritmo. Lejos estuvo el Lobo de quedarse y replegarse. La presión era alta y trataba con sus armas de dañar. El Rojo, por su lado, también hacía lo mismo con mayor responsabilidad en la tenencia y las formas.

Así fue que ambos conjuntos contaron con la pelota parada como su principal arma. Independiente contó con muchísimos tiros de esquina pero de ninguno pudo sacar provecho, ya sea por fallar en la definición o por chocar con Navarro. Justamente, el arquero del Lobo le sacó dos grandes remates a Martín Benítez. El otro que probó de lejos fue el volante central Diego Rodríguez, pero no lograron romper el cero.

El Lobo preocupó siempre con los tiros libres. El Ruso tapó dos o tres jugadas interesantes que podrían haber terminado con la apertura del marcador para el visitante, que salía rápido con un pelotazo para Vegetti, el eje en ataque.

Lo cierto es que pasaba el tiempo y el Rojo seguía tratando bien la pelota, como de costumbre, pero chocando con su propia imprecisión a la hora de tener que cerrar las jugadas, también como de costumbre.

Hubo un penal para cada lado que Pompei obvió y, también, un gol. La única jugada que Independiente logró cerrar fue a los 41 minutos, cuando Jesús Méndez habilitó a Matías Pisano que llegó al fondo y metió el buscapié al centro del área. Justo allí estaba Lucas Albertengo que de sobre pique le rompió el arco a Navarro para el 1-0. Sin embargo, cinco minutos más tarde, fue Coronel el que apareció solo por el fondo en un tiro libre para empatar el resultado en el cierre del primer tiempo.              

En el complemento Gimnasia ajustó las marcas, se replegó y sólo tuvo algunas contras. Sí, se aferró al empate que tanto necesitaba tras dos derrotas seguidas. Dejó todo para lograrlo y así lo hizo. Trabajó el tiempo y tuvo en su arquero un jugador clave para dar seguridad. Y eso que el Rojo casi no lo hizo volar.

Justamente, Independiente nunca le encontró la vuelta al partido. Almirón metió mano en el banco de suplentes y tampoco logró nada: Gabriel Graciani, José Valencia y Claudio Aquino ingresaron por Benítez, Albertengo y Pisano respectivamente. Sí, pese a que el visitante había resignado el ataque casi en su totalidad nunca el DT del Rojo decidió romper la línea de cuatro o de dos volantes defensivos.

Así las cosas, el Rojo se encaminó hacia un empate imposible de romper. Nunca se le cayó una idea de cómo lograr romper la defensa rival. Terminó tirando centros a nadie y con poca actitud para llevarse por delante al Lobo y ganar como lo hacen los candidatos. Claramente, Independiente sigue dejando pasar esas oportunidades para subirse al lote de arriba y cada día preocupa más su rendimiento.

En fin, para ser aspirante hay que demostrar otra actitud, otra personalidad esa que siempre propone y reluce desde la figura de Federico Mancuello, que hoy lo vio de afuera. Igual que toda la multitud roja que se hizo presente en el Libertadores de América y despidió con una lluvia de silbidos al conjunto de Almirón.

Un duelo con una historia particular

Actualidad

Días y horarios de los próximos duelos Días y horarios de los próximos duelos

Días y horarios de los próximos duelos

Actualidad

Volvieron a entrenarse: le prenden velas a él Volvieron a entrenarse: le prenden velas a él

Volvieron a entrenarse: le prenden velas a él

Actualidad

buenas buenas

Ivan Marcone: “Apretamos los dientes y ahora tocan las buenas”

Actualidad

Advertisement
Connect