Connect with us

Se lo empató solo

Independiente ganaba en el Ducó 1-0 con un gran gol de Juan Martín Lucero. Sin embargo, por no tener precisión en el área rival dejó con vida a Huracán. En la última, tras algunos rebotes, apareció Wanchope Abila en soledad para ajusticiar al Ruso y marcó el 1-1 final. Increíble el resultado que se le escapó al Rojo.

Ahora a ganar sí o sí el sábado que viene.

Flojo primer tiempo de Independiente por no decir malo. Un equipo que abusó del pelotazo, que nunca encontró el camino para dañar a su rival y que su única esperanza fue alguna arremetida de Martín Benítez. Para colmo, enfrente, Huracán presionó bien, intentó jugar y con un Daniel Montenegro protagonista pudo haberse ido arriba del marcador.

El Globo chocó tres veces con Diego Rodríguez y no pudo romper el cero. En el Rojo, vale contabilizar alguna jugada aislada. Lo cierto es que todas terminaron con un remate de Benítez desviado. Díaz, el arquero de Huracán no tuvo trabajo.

En definitiva, poco se vio en la etapa inicial del partido. Ambos conjuntos estuvieron atentos a la presión y a la fricción. Así, el partido por momentos se hizo aburrido y se jugó lejos de las áreas.

Ya en el complemento todo cambió. Pellegrino mandó, desde el arranque, a Julián Vitale por Jesús Méndez. Así, se soltaron Benítez y los laterales, ya que para la contención quedaron Ortiz y el propio juvenil. Ahí, comenzó a mejorar Independiente. El Misio se hizo cargo del ataque y de sus pies nacieron las mejores llegadas del Rojo.

Es más, a los dos minutos y medio Benítez agarró la pelota cerca de la mitad de la cancha y vio la gran diagonal que estaba haciendo Lucero. Le metió un pase justo y la definición del Gato fue exquisita ante la salida del arquero de Huracán. Independiente se ponía 1-0 en el comienzo del complemento y con el paso del tiempo fundamentó su victoria parcial.

Así fue que las acciones mostraban al equipo de Pellegrino encaminarse directo al triunfo. No obstante, perdonó tanto que dejó con vida a Huracán. El Rojo desperdició jugadas claras debajo del arco que defendía Díaz y así fue que el Globo encontró algo por lo que no hizo nada en el segundo tiempo.

Falta en el lateral derecho del ataque de Huracán. Centro al área y un rechazo que termina en el tiro de esquina. De esa situación de juego, otra vez la pelota voló por el área del Ruso y entre los rebotes, Toledo que quedó enganchado y esas cosas que sólo se explican en este deporte, el Globo, por medio de Abila, llegó al empate a los 45 minutos.

Nada había hecho en el complemento el equipo de Domínguez por empatar. Bastante había hecho el Rojo para ganarlo en el segundo tiempo y también hizo de todo para darle vida a su rival. Para colmo, en los tres minutos de descuento tuvo dos chances el Rojo para ganarlo, pero chocó otra vez frente a su propia ineficacia e imprecisión.

Así se tuvo que conformar con un empate que golpea. El equipo sigue sin poder ganar. Empató con Arsenal, con Estudiantes y con Huracán. Todos 1-1 y si bien el rendimiento parece ir en crecimiento, todavía falta. No obstante, claro está, el sábado se viene el clásico de Avellaneda y será el mejor escenario para volver a ganar, por la gente, por el objetivo, por los jugadores y para seguir demostrando quien manda en el barrio. 

Paró un once con tres variantes Paró un once con tres variantes

Paró un once con tres variantes

Actualidad

Agónico empate de la reserva Agónico empate de la reserva

Agónico empate de la reserva

Actualidad

goles goles

Leandro Benegas, el que responde con goles

Actualidad

a Huracán a Huracán

¿Por qué Sergio Barreto no estará frente a Huracán?

Actualidad

Advertisement
Connect