Connect with us

Cambió, mejoró, ganó y ahora sueña

Independiente derrotó 2-0 a Vélez en el José Amalfitani gracias a los goles de Jorge Ortiz y de Emiliano Rigoni. Se vio un equipo dinámico, con mayor actitud y muy ordenado. Germán Denis jugó poco más de cinco minutos y se dio el debut de Domingo Blanco. El Rojo sigue prendido.

De arranque la situación no era alentadora. Un rival que de los ´90 para acá se hace muy difícil. Un once inicial con muchos cambios. Sin Germán Denis, con Claudio Aquino como titular y sólo un punta, Leandro Fernández.

Sin embargo, cuando empezó a rodar la pelota parecía que la idea de Mauricio Pellegrino traería sus frutos. Más aún, cuando a los 4 minutos en una contra, Rigoni casi abre el marcador, pero su definición se fue apenas al lado del palo defendido por Fabián Assman.

El Rojo estaba mejor y a los 9 minutos lo logró plasmar en el resultado. Aunque, para eso contó con la  total complicidad de Assman, que no pudo retener una pelota muy alta y le cedió el gol a Jorge Ortiz. El Marciano, obviamente, no lo desaprovechó y estampó el 1-0.

A los 17 el que sacudió a todos fue Leandro Fernández, que en una contra sacó un zapatazo terrible que casi le rompe el travesaño a Aguerre, arquero que reemplazó a Assman.

Así fue casi todo el resto del primer tiempo. Independiente organizado evitando que Vélez creciera y lastimara. Y, además, aprovechando los espacios para la contra. El Rojo gozó de profundidad, aunque careció de contundencia.

En el complemento se dio algo similar, aunque Vélez perdió la poca postura que tenía y casi no dañó. La defensa del Rojo no pasó grandes sobresaltos y se encaminó a ganar el encuentro desde el propio arranque de la segunda etapa.

Iban 3 minutos cuando Gustavo Toledo apuró un saque de lateral, cedió para Leandro Fernández que desbordó y descargó para Rigoni, que anticipó a dos defensores de Vélez y marcó el 2-0 final.

Si bien quedaba todo el complemento, el partido parecía liquidado. Y fue así. Vélez buscó pero sin ideas y sin dañar. Independiente lo ganó de principio a fin y demostró un equipo con más actitud y mucho más organizado. Pudo haber aumentado la diferencia, pero no lo logró por falta de contundencia. Ni Denis, que ingresó en el cierre pudo marcar estirar la ventaja. El Rojo ganó bien y ahora, con el clásico de Avellaneda en el horizonte, sueña.

 

Durmió Independiente y le encajaron a Chade

Actualidad

El caso insólito de Poblete: De estar casi adentro a estar prácticamente afuera

Actualidad

Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde

Que cada cual se haga cargo de lo que le corresponde

Actualidad

A mostrar carácter A mostrar carácter

A mostrar carácter

Actualidad

Advertisement
Connect