Connect with us
Independiente jugó de igual a igual en la etapa inicial y mereció irse ganando al descanso. Pero no la metió y luego fue metiendo la cola cada vez más atrás hasta que River se lo ganó sobre el final.

Un primer tiempo que sí; un segundo tiempo que no

Independiente jugó de igual a igual en la etapa inicial y mereció irse ganando al descanso. Pero no la metió y luego fue metiendo la cola cada vez más atrás hasta que River se lo ganó sobre el final.

Independiente jugó de igual a igual en la etapa inicial y mereció irse ganando al descanso. Pero no la metió y luego fue metiendo la cola cada vez más atrás hasta que River se lo ganó sobre el final.

No fue con risa el inicio del tercer ciclo de Julio César Falcioni en Independiente. El DT apostó a la continuidad de lo hecho por el interino Juan José Serrizuela en Santa Fe y no le fue mal en el primer tiempo contra River. Hasta mereció irse arriba en el marcador al descanso. Pero la postura cambió en el complemento, cedió pelota y terreno y sobre el final se le escapó el punto. Un vaso medio lleno que denota un camino a seguir y deja en claro lo que no hay que hacer.

Dos tiempos tiene un encuentro de fútbol y dos caras mostró el Rojo de Falcioni en el Libertadores de América-Ricardo Enrique Bochini. Se lo peleó de igual a igual al conjunto de Marcelo Gallardo en la etapa inicial. Y lo respetó para defenderse en el epílogo. El resultado fue un 0-1 que no estuvo a la altura del marco que entregó la gente en las tribunas, a puro aliento, tal como había pedido el entrenador.

Después de unos diez minutos iniciales de estudio, en los que River manejó el balón y contó con una chance de Solari que tapó Milton Alvarez, Independiente entró en escena. Se asentó en la mitad de la cancha con un 4-4-2 definido y abarcando bien el ancho de la cancha. Los volantes externos se batían a duelo con los laterales y los internos presionaban cuando los rivales intentaban cruzar el círculo central.

Lo controló el Diablo con concentración, buena movilidad y solidaridad de todos sus componentes. Con el correr de los minutos le dirimió el poderío y hasta se lo ganó de a ratos. Y provocó situaciones claras y en mayor cantidad que el Millonario.

Una buena triangulación entre Lucas Romero, Alan Soñora y Leandro Benegas terminó con la mediavuelta y el remate del Momo apenas al lado del palo derecho de Franco Armani. Leandro Fernández también probó con un zurdazo sin dirección que cayó en las manos del arquero. Damián Batallini tuvo la suya de volea ante un envío de Soñora desde la izquierda. Benegas contó con un cabezazo peligroso también…

Varias chances dilapidó el local en esos 45 minutos iniciales en los que posicionalmente lejos estuvo de refugiarse y se hizo cargo de pujar por el protagonismo, tal como exigen los hinchas, sobre todo en su estadio. Se demostró a sí mismo, Independiente, que con ímpetu, determinación, orden y concentración puede ser un equipo punzante, generador y al mismo tiempo quedar bien cubierto atrás, todo lo contrario de lo que venía pasando con Claudio Graf y Eduardo Domínguez. Y los nombres son los mismos.

Sin embargo, el entretiempo fue un punto de inflexión. La agresividad exhibida desapareció en el complemento. Y River se hizo dueño de la pelota. Claro que le costó mucho romper con la defensa roja. No contó con demasiadas chances frente a Milton. Pero Independiente tampoco tuvo ya situaciones en el área de enfrente.

¿El esfuerzo de la primera parte le pasó factura? ¿Fue el empuje del adversario el que lo empujó hacia atrás? ¿O existió un plan definido de retroceder y entregar terreno para esperar e intentar un contraataque? Pudo haber sido cualquiera de estos factores. Uno o bien un poco de cada uno. Sin dudas se sintió el desgaste. Y el hecho de no haber concretado en la red jugó en contra.

Con el pasar de los minutos, la cola del Diablo se fue metiendo cada vez más cerca de Alvarez, que debió interceder para desactivar un par de bolas de fuego. Hasta que en tiempo de descuento llegó el descuido y el gol de Matías Suárez que sentenció una caída que duele, sobre todo porque hubo un tiempo en el que Independiente supo ser lo que debe ser.

por Alex Vigo por Alex Vigo

¿Qué pasó con la oferta por Alex Vigo?

Actualidad

gente gente

¡Cuiden a la gente de Independiente!

Actualidad

con Falcioni con Falcioni

Otra vez en el debut Julio, otra vez…

Actualidad

Una duda por Copa Argentina Una duda por Copa Argentina

Julio César Falcioni: “Me quedo con el primer tiempo”

Actualidad

Advertisement
Connect