Connect with us
Luego de los reproches de la gente ante Vélez, Falcioni cambió en el regreso a Avellaneda y apostó por un planteo ofensivo que le dio resultado a su Independiente. Sus dirigidos se sintieron cómodos y lo respaldaron en el campo en un momento límite. (foto: Clarín)

Y sacó al equipo nomás

Luego de los reproches de la gente ante Vélez, Falcioni cambió en el regreso a Avellaneda y apostó por un planteo ofensivo que le dio resultado a su Independiente. Sus dirigidos se sintieron cómodos y lo respaldaron en el campo en un momento límite. (Foto: Clarín)

Luego de los reproches de la gente ante Vélez, Falcioni cambió en el regreso a Avellaneda y apostó por un planteo ofensivo que le dio resultado a su Independiente. Sus dirigidos se sintieron cómodos y lo respaldaron en el campo en un momento límite.

Julio César Falcioni sabía. Tiene un largo recorrido en el fútbol, como jugador y como entrenador. Y él sabía que el agua le estaba llegando a las orejas y que algo debía hacer si quería encontrar oxígeno para quedarse en Independiente. Falcioni sabía que iba a dirigir bajo presión en un estadio que e su mayoría lo tendría en su contra. Sabía que el canto de “¡Sacá al equipo la p… que te parió!”, que se disparó como un grito de guerra en el anterior partido de local, con Vélez, encerraba algo más que un simple pedido para que sus jugadores sacaran la cola del área; encerraba el pensamiento que muchos hinchas tiene sobre él.

Quizá por eso o quizá por saber que otra derrota le mostraría invariablemente la puerta de salida de manera abrupta, o tal vez por ambas cosas, Falcioni cambió. Y presentó un planteo totalmente distinto, en forma y también en característica de los protagonistas. Y, lo más importante, en postura.

Independiente salió al campo de juego del Ricardo Bochini e hizo lo que tenía que hacer: pasar por arriba a un rival inferior. Hubo determinación y, algo clave, convicción de sostener esa intensidad aun cuando se había logrado adelantarse en el marcador. Para este Independiente al que le pesaba muchísimo ponerse en ventaja, es una evolución notable.

El Rojo se aprovechó de todas las debilidades de un Aldosivi en descenso (por su promedio y por el nivel de su juego). El Emperador, resistido, pateó el tablero. Si bien el dibujo táctico fue un 4-4-2, la predisposición en el terreno presentaba más un 4-2-4, ya que los mediocampistas externos fueron delanteros: Damián Batallini y Leandro Fernández. Ambos se acoplaban al doble nueve dentro del área: Facundo Ferreyra y Leandro Benegas.

Así, por fin, el Diablo sacó la cola de entre las patas y se llevó puesto a un equipo que entregó demasiadas facilidades defensivas. De todos modos, no sería tan conveniente bajarle el precio al 3-0 por al flojo adversario de turno. Independiente ha padecido ante contrincantes con problemas similares a los marplatenses. Esto vez fue distinto.

Y fue distinto porque hubo de entrada otra actitud de ir al frente y hacerse cargo del protagonismo y de la situación límite. Hubo respuestas sobre el césped. Los jugadores demostraron reacción y banca a su técnico. Independiente, en su retorno a Avellaneda luego de caer en La Plata, encontró lo que estaba buscando. Hizo un gol y siguió buscando, contrariamente a lo que venía ocurriendo. Y eso le dio rédito.

Clave fue el rendimiento del doble cinco. El tándem de Iván Marcone y de Lucas Romero permitió liberar a sus compañeros en ofensiva para soltarse y hacer daño. Marcone fue el más retrasado para ocuparse más de la contención, mientras que el perro tuvo una función mixta que supo exprimir a fondo. Su asistencia en el 1-0 fue fantástica.

Ahora vendrá el desafío: demostrar que no se trató de un oasis en el infierno. Hacerlo de nuevo. Repetirlo. O al menos intentar continuar por ese camino. Después, es fútbol y nada asegura el éxito. Pero Falcioni encontró respuestas por primera vez en este tercer ciclo y debe aferrarse a ellas.

Por lo pronto, el DT dejó en claro que recibió el mensaje de la gente y que la etiqueta de defensivo no siempre lo representa. Tiene su estilo, claro. Y para muchos fanáticos rojos no cuaja con la idiosincrasia del club de Avellaneda. Pero este sin duda debe ser el inicio de la remontada; caso contrario se iluminará una vez más el cartelito verde de “salida”.

Goyén Goyén

Goyén: “Ya no estamos en edad de seguir esperando”

Actualidad

Un problema para Falcioni: ¡La dupla que debe rearmar! Un problema para Falcioni: ¡La dupla que debe rearmar!

Es oficial: Falcioni no seguirá en Independiente

Actualidad

hoy hoy

¿Qué pasará en la reunión de hoy?

Actualidad

El equipo que se perfila para el domingo El equipo que se perfila para el domingo

¿Falcioni para reemplazar a Falcioni?

Actualidad

Advertisement
Connect