Connect with us
A 12 años de la vaselina que silenció la Bombonera

A 12 años de la vaselina que silenció la Bombonera

A 12 años de la vaselina que silenció la Bombonera

Un día como hoy pero de 2012, Ernesto Farías marcaba un triplete en el último minuto para ganarle un vibrante 5-4 a Boca. ¡Locura!

Pocos partidos quedan en la memoria de todos los hinchas del fútbol argentino, y hace 12 años se dio uno de ellos. El 11 de marzo de 2012, Independiente visitaba a Boca en la Bombonera con el objetivo de revertir el pésimo arranque en el Clausura, y lo hizo en un partido que tuvo de todo.

En la previa, el Rojo iba de punto. Los de Avellaneda habían perdido con San Martín de San Juan, Lanús, Estudiantes, y Argentinos Juniors, y Ramón Díaz dio un paso al costado justo antes del duelo con el Xeneize. Ellos, por su parte, les habían ganado a Olimpo, Newell’s Old Boys y San Lorenzo, y habían igualado con Unión. De yapa, llevaban 33 partidos invictos en el plano local, algo con lo que el Diablo iba a terminar.

Arranque inesperadamente frenético

Cuando Saúl Laverni pitó el inicio del partido, el desarrollo no dio tiempo para nada. En menos de un minuto, Patricio Rodríguez avanzó, jugó para Ernesto Farías, y cuando el Tecla iba a definir, le hicieron falta. Justo entonces apareció Patricio Vidal para abrir el marcador y poner el 1-0.

Si el 1-0 fue un baldazo de agua fría por el presente de ambos, a los seis minutos se dio algo también inesperado. Luego de una falta en el borde del área, el árbitro dio tiro libre para Independiente. Osmar Ferreyra, de conocida técnica, se hizo cargo. El Malevo, que esa noche iba a ser consagratoria para él, abrió el pie y engañó a Agustín Orión para poner el 2-0.

Sin embargo, Boca no se iba a dar por vencido. Pese a que el equipo de Julio Falcioni no jugaba bien, era conocido por su fiereza, típico del Xeneize. A los 12 minutos, la pelota le quedó a Rolando Schiavi, que le erró al arco y se la dejó sin querer en la cabeza a Facundo Roncaglia. Solo, el defensor local cabeceó y puo el 2-1.

Entonces, cuando el partido se complicaba, apareció el goleador. La llegada de Ernesto Farías había traído mucha ilusión, pero en los primeros cuatro partidos no se le había dado el gol. A los 31 minutos, otra vez Ferreyra tuvo un tiro libre, aunque muy lejos y contra la línea de lateral. Aún así, se las ingenió para poner la pelota en el corazón del área, y el Tecla anticipó a Matías Caruzzo para marcar el 3-1.

 

Gesta xeneize y vuelta del resultado

Boca venía en un gran momento y no iba a dar el brazo a torcer, menos en un clásico. Sobre el final de la primera parte, el local se dispuso a dañar por la izquierda con Pablo Ledesma. El experimentado jugó para Orlando Gaona Lugo, que envió una pelota defectuosa para Juan Román Riquelme. El ídolo de ellos inventó una genialidad, pasó la pelota por debajo de Diego Rodríguez, y el Malevo la empujó en contra. 3-2 antes del entretiempo.

En el complemento, a los 6 minutos, iba a llegar lo que nadie quería pero que todos se veían venir: el empate. Riquelme se hizo cargo de un tiro libre lejano que Santiago Silva cabeceó en posición adelantada. El Ruso, inexperto en aquel entonces, había salido mal. Si bien la pelota pegó en el palo, cayó dentro del arco cuando quiso volver. Entonces apareció otra vez Roncaglia, y sentenció el 3-3.

Más tarde, llegó la peor parte. A los 29 minutos, el 10 y capitán de Boca habilitó a Juan Sánchez Miño, que picó solo por la izquierda. Sin marca, el futbolista envió un centro al punto de penal para la llegada de Ledesma, que cabeceó solo y decretó el 4-3. Si, el Xeneize lo había dado vuelta, y parecía que nada los iba a frenar.

Empate, susto, y golazo heroico

Lejos había quedado aquel arranque frenético. El partido se moría, Boca lo ganaba, y todo vislumbraba otra derrota de Independiente, una más en aquel fatídico arranque del torneo. Pero no fue así, había vida, y habían dos futbolistas que estaban destinados a reaparecer. A los 44 minutos, otra pelota parada para el Rojo, y el especialista Ferreyra se volvió a hacer cargo. El Malevo, inteligente, lanzó para Eduardo Tuzzio, y el defensor cambió de cabeza para el lado de Ernesto Farías. El Tecla, que ya había aparecido para el 3-1, lo volvió a hacer y puso las cosas 4-4.

En el medio, casi como si hoy pasara inadvertida, hubo una jugada que pudo haber cambiado todo. Casi en el final, Pablo Mouche corrió para la izquierda, recibió, y envió un buscapié. Había superado al arquero y a los defensores, y le quedaba a Santiago Silva. Era la pelota perfecta para que Boca lo ganara, pero no. El Tanque, histórico verdugo de Independiente, falló abajo del arco, y dejó con vida al más grande.

 

Y al Rojo, ni estando casi vencido, se le puede dejar siquiera media vida. Entonces, en zona defensiva y dispuesto a cuidar el punto, Fernando Godoy anticipó y despejó. Lo que no imaginó fue que ese despeje le iba a quedar al Tecla, que todavía tenía cuerda, y aprovechó. Con la pelota dominada, el artillero esquivó a Schiavi, y quedó mano a mano con Orión. Con la templanza y frialdad de un futbolista de su calibre, picó la pelota por sobre el arquero y puso cifras finales en la última jugada del partido.

 

Si, a Independiente le había costado, pero derrotó 5-4 a Boca y le quitó un invicto de 33 partidos. No venía bien el Rojo, pasaba por la peor época de su historia, pero aún así y con Cristian Díaz que era interino, se plantó de guapo y se lo ganó. Porque es el máximo campeón de la Libertadores, y aunque algunos le quieran bajar el precio, el Rey de Copas siempre tiene algo más para dar. Después de todo, clásico es romperles el invicto, y el Diablo lo sabe bien.

Árbitro para recibir al Fortín Árbitro para recibir al Fortín

Árbitro para recibir al Fortín

Actualidad

Tevez se despidió del Rojo con un pálido empate Tevez se despidió del Rojo con un pálido empate

Tevez se despidió del Rojo con un pálido empate

Actualidad

Árbitro para visitar a Platense Árbitro para visitar a Platense

Árbitro para visitar a Platense

Actualidad

La curiosa racha que el Diablo quiere romper ante el Calamar La curiosa racha que el Diablo quiere romper ante el Calamar

La curiosa racha que el Diablo quiere romper ante el Calamar

Actualidad

Advertisement
Connect