Connect with us
Independiente se va derrotado. (foto: ph.arita)

¿A qué juega el Independiente de Tevez?

Independiente se va derrotado. (foto: ph.arita)

El Rojo del Apache es indescifrable, pero no es un rasgo positivo ya que pasados diez meses desde su llegada no tiene una línea de juego que lo identifique. Un equipo confundido.

Si decimos que somos el Rey de Copas lo tenemos que demostrar”, lanzó Carlos Tevez en una nota que el canal oficial de Independiente publicó un día antes del partido con Talleres. La observación del entrenador rojo fue todo un mensaje público para la dirigencia con aroma a reclamo para exigir una mejora en las instalaciones y mayor profesionalismo en las áreas del fútbol. Sin embargo, apenas 24 horas después, su equipo se encargó -otra vez- de demostrar justamente todo lo contrario a lo que dice Carlitos.

Tevez asumió en Independiente en agosto de 2023. Diez meses después, el Rojo no exhibe claridad futbolística y presenta rendimientos preocupantes. Sigue sumergido en una irregularidad alarmante que lo tiene perdido en un laberinto sin salida y tampoco tiene esa cuota de intensidad que caracterizaba el inicio de su ciclo.

¿A qué juega el Independiente del Apache? El interrogante es muy complejo de responder. El Diablo carece de rasgos propios. ¿Tiene un fútbol directo? ¿Prioriza la posesión? ¿Juega de contraataque? Difícil saberlo a ciencia cierta. Porque por momentos es una cosa; por momentos es otra; y por momentos no es ni fu ni fa. A veces sale a la cancha a comerse al rival y a veces se apichona y se deja pasar por arriba.

Busca protagonizar, es cierto. Pero no sabe cómo. No tiene en claro qué quiere. La máxima responsabilidad de eso la tiene el técnico pues él es quien debe bajar la línea a sus dirigidos. Si el mensaje no es claro la distorsión abunda. Una de dos: o Tevez no encuentra el camino para llegarle a los futbolistas o lo que busca que los futbolistas realicen no cuaja con sus características. La cuestión es que Independiente lejos está de tener vuelo propio.

Tampoco hay rebeldía sobre el césped. O porque respetan tanto a la figura de estrella mundial que es Tevez que no pueden bajarlo del póster y por eso nadie se anima a romper el molde. O porque no tienen la inteligencia suficiente para darse cuenta que dentro de la cancha, cuando la pelota empieza a rodar, los que deciden son ellos.

Por ‘h’ o por ‘b’, casi ninguno se sale de la estructura que diseña el entrenador. La excepción puede ser Mauricio Isla, que entiende por jerarquía y experiencia los tiempos del partido. Y podríamos incluirlo al pibe Santi López, que con su frescura juvenil trata de hacer algo diferente, aunque no se le puede exigir que se calce el equipo al hombro con 18 años. No hay líderes. No hay voz de mando. No hay empuje.

La línea de juego es bien difusa. Lo único constante en el ciclo de Tevez hasta acá fue que siempre cambió. De nombres y de esquemas. Nunca se casó con un sistema o un once titular. El problema de es es que, al menos hasta ahora, el orden de los factores sí altera el producto. Las insistentes modificaciones no responden a la búsqueda de un funcionamiento. Porque cuando lo ha encontrado en algún partido, al siguiente también movió varias piezas.

Será su estilo. Muchos técnicos se sienten cómodos navegando en esas aguas y logran que el rendimiento y la idea se sostenga más allá de los apellidos. Lejos de eso está Independiente. Si la intención de Carlitos es esa, no le restá resultando.

El lateral izquierdo nunca tuvo un dueño fijo. Fedorco rinde, pero no se gana el puesto. Canelo mantuvo un nivel bajo durante todo este primer semestre y sigue siendo titular. Luna juega bien pero fluctúa entre el banco y la titularidad. Lo mismo Saltita. Santi López juega un partido por la izquierda y al siguiente del otro lado… Más que quitarle referencias al rival de turno, aporta una confusión interna que se refleja a la hora de la acción.

Anclémonos en el encuentro contra la T. Se dificulta saber qué estrategia utilizó el DT. Avalos fue referencia de área, pero jugó más de enganche que otra cosa. Demasiado retrasado para tomar contacto con la pelota. Esto obligó a que Canelo, ubicado detrás suyo, deba correrse obligadamente hacia la izquierda. Por allí se superpuso y no se entendió con Luna. ¿Quién era extremo y quién volante? Del otro lado, Isla perdió su capacidad de desborde por la presencia de López, que jugó abierto.

Y si hasta allí todo era más desconcierto que certezas, la roja irresponsable de Canelo terminó de dinamitar la tarde-noche en Avellaneda. Talleres lo sobrepasó con once y con diez. La diferencia entre un equipo que sabe lo que quiere y a lo que juega con otro que deambula perdido y sin convicción fue notoria.

Más preocupante es aún que ni siquiera haya indicios de ese fuego sagrado que Tevez supo encender en sus muchachos en su llegada. Aparece de a espasmos y no es suficiente, ni por asomo. Y en momentos candentes, tampoco aflora. Si no hay una identidad futbolística y tampoco carácter…

No hay que confundir carácter con agresividad. Y eso le pasó este sábado. Independiente, producto de la impotencia, luchó más de lo que jugó. Se dedicó al roce, a las discusiones, a las infracciones. Se desenfocó del balón. Se olvidó de jugar. O tal vez nunca supo.

Foto: ph.arita

#253| #253|

#250| LA ELECCIÓN DEL NUEVO DT-EL ANÁLISIS DEL EMPATE-EL SEMÁFORO

InfiernoRojo el Programa

Tevez dirigió su último partido en Independiente. (Foto: Clarín) Tevez dirigió su último partido en Independiente. (Foto: Clarín)

Los cinco momentos de Carlos Tevez en Independiente

La Lupa del Diablo

Independiente entrenamiento Independiente entrenamiento

Los mensajes de despedida del plantel a Tevez

Actualidad

carlos tevez carlos tevez

Carlitos dijo adiós: “Me voy conforme con mi trabajo”

Actualidad

Advertisement
Connect