Connect with us
Tevez se retira cabizbajo tras el empate con Huracán. Foto: Clarín

Independiente, de oferta: jugá contra el Rojo y te regala los primeros tiempos

Tevez se retira cabizbajo tras el empate con Huracán. Foto: Clarín

Una vez más, el equipo de Tevez dio ventajas en la etapa inicial, aun cuando tuvo un hombre más ante Huracán. La reacción en el complemento no alcanzó y el empate dejó sabor a derrota.

Otra vez los cambios. Y no está mal que, si la cosa no camina, el entrenador pruebe las variantes que considere necesarias para buscar mejoras. Sin embargo, Carlos Tevez cambia y cambia de un partido al otro y no logra hacer arrancar a su Independiente. Ya es una constante: padece los primeros tiempos, como si recién entendiera bien cómo jugarle al rival de turno luego de estudiarlo 45 minutos. Porque levanta con las modificaciones en los complementos. Lo preocupante es que así deja ir puntos valiosos que luego lamenta hacia el final del camino.

Los equipos que juegan contra el Rojo aprovechan la oferta. Los de Avellaneda regalan los primeros tiempos. Reaccionan tras el entretiempo. A veces le alcanza y otra no, como en las dos últimas presentaciones en las que sacó 1 puntito de seis. Contra Huracán estuvo desde los 3 minutos con un jugador de más y no pudo aprovecharlo. Tampoco el tramo cuando hasta tuvo la ventaja de dos futbolistas a favor.

No es la primera vez que le ocurre a Tevez. Por el contrario. El año pasado ya se había marcado que lo planificaco en la semana después no se veía plasmado a la hora del pitazo inicial. Y ese mal lo arrastró al 2024. Le sucedió en las primeras cuatro fechas de la Copa de la Liga.

El Apache siempre realizó variantes de acuerdo al adversario a enfrentar. Es ya parte de su estilo que se va forjando en este incipiente camino como entrenador. Difícilmente juegue con un once de memoria como los técnicos de la vieja escuela. El problema es cuando hay cambios que, a priori, no logran comprenderse del todo como por ejemplo prescindir de un futbolista que tuvo un buen desempeño en el cotejo anterior.

No está mal diagramar teniendo en cuenta todos los detalles, incluso las amenazas que el cuadro de enfrente puede ofrecer. Sin embargo, los contínuos cambios a veces pueden marear a los propios y facilitarle el camino a los contrarios. Algo de eso parece estar sucediéndole al Independiente de Tevez, que se acuerda tarde de ser protagonista.

Posándonos únicamente en el último compromiso, Tevez hizo seis modificaciones de nombres con respecto a la fecha pasada. Dos fueron por lesiones (las bajas de Costa y Aguilar), pero, por ejemplo, Neves y Giménez pasaron de la titularidad ante Gimnasia a directamente no sumar minutos en el Ducó…

Con el cambio de nombres en más de la mitad de la formación, Tevez también varió el sistema táctico y plasmó un claro 4-4-2 en Parque de los Patricios, con Jhonny Quiñonez por la derecha, Alex Luna por la izquierda y un doble cinco compuesto por Tata Martínez e Iván Marcone (una dupla que había funcionado bien en Liniers, pero a la que al siguiente duelo no mantuvo).

Otra vez le faltó un conector del medio con los delanteros. Al quedarse con uno más rápidamente, el DT rojo quiso soltar a los laterales y atacar por afuera para abrir a la defensa quemera. Lo logró solo dos veces en un primer tiempo en el que no se notó el hombre a favor. Una fue un centro de Mauricio Isla para Gabriel Avalos, quien perdió una situación inmejorable ante Galíndez. El otro fue un remate del propio Isla tras una pelota que viajó desde Adrián Spörle (fue quien reemplazó al lastimado Damián Pérez en el accidentado comienzo).

A favor de Tevez y su cuerpo técnico hay que decir que leen bien las falencias y las corrigen en el descanso. Los ingresos de Saltita González y de Federico Mancuello hicieron adelantar al equipo en el complemento y tomar una postura netamente dominante. Por momentos sí se vio una supremacía lógica que también decantó en varias chances de gol no concretadas: un remate cruzado de Avalos, un par de tiros de Saltita, un mano a mano de Maestro Puch, el cabezazo en el palo del debutante Juan Fedorco y la última que Galíndez le tapó con el pecho a Maestro Puch.

Independiente mereció más, sí. Tan cierto como que a la falta de tranquilidad y claridad para resolver en los últimos metros ya se le había sumado antes un primer tiempo de regalo en el que podría haber movido las piezas cuando a Huracán le echaron a uno. El Diablo está de oferta y si no resuelve sus problemas con los planteos iniciales va a quedar pagando siempre.

Gabriel milito Gabriel milito

Milito palpitó el clásico: “Ojalá ganemos con gol de Ávalos”

Actualidad

Los primeros 20 de Carlitos Los primeros 20 de Carlitos

Los primeros 20 de Carlitos

Actualidad

Todos celebran con Neves. Todos celebran con Neves.

El equipo está

La Lupa del Diablo

carlos tevez carlos tevez

Carlos Tevez, del “estamos en construcción” al “los clásicos son partidos aparte”

Actualidad

Advertisement
Connect